Draw like you Mean it

image

Si bien la Ciudad de México se ha abierto a nuevas y emocionantes vertientes artísticas durante los últimos años, existe una corriente muy popular actualmente que nos ha acompañado a todos los citadinos durante décadas. Esas paredes intervenidas con pintura, figuras y colores poco convencionales que son conocidos popularmente como graffitis son, en sí, una muestra clara e irrefutable que el arte corre por las calles de la CDMX.

A finales de los años 90 y con 16 años, Francisco Armendariz tomó por asalto División del Norte, armado sólo con aerosoles y su creatividad. Este lienzo urbano lo llevó a descubrir la pasión por la intervención de espacios públicos, lo cual lo orilló a licenciarse en dos carreras, Artes Visuales e Historia del Arte. “Mi admiración por el grafitti comenzó cuando era muy joven. No entendía muy bien de qué se trataba, pero me llamaba mucho la atención. Por ello me decidí a hacerlo, sin ayuda ni apoyo de nadie. Así comencé a entender toda esa cultura del arte callejero”, comenta Armendariz, quien tiempo después firmara sus obras con otro nombre que, al día de hoy, hace mucho ruido en el ámbito del street artMean.
“Mi pseudónimo tiene que ver con la policemia, ya que esta palabra significa dos cosas diferentes, malo y significado. Este juego de palabras rompe con el horizonte preestablecido del lenguaje y esa es la principal razón por la que firmó así”, indica el artista, quien organizaba por iniciativa propia exposiciones artísticas durante sus años universitarios. 
image
Tiempo después, como docente, vivió la experiencia de pintar murales, solo o acompañado por otros colegas del gremio, además de que aprovechaba cualquier oportunidad para participar con galerías y exposiciones. Sus años rayando e interviniendo muros en la vía pública lo dejaron con la necesidad de crear arte todo el tiempo.
“Cuando comenzaba a intervenir las calles, muchas veces no podía terminar mis obras, pues al ver a la policía, teníamos que correr. Por ello ahora me resulta curioso que instituciones como el mismo gobierno de la CDMX me hayan buscado para colaborar con el proyecto de Los Beatles CDMX. Es una contradicción, de hecho. Desde hace un par de años se ha hecho recurrente que el artista urbano sea requerido por las autoridades para realizar trabajos de esta índole y, hasta hace un par de años, era una situación sin precedentes. No nos sentíamos cómodos al respecto (que las autoridades supieran nuestros nombres, dónde vivíamos, etc), pero todo cambia y gracias a ello hemos encontrado espacios de respeto entre el productor y el artista, de manera que obras y eventos como el ya mencionado se realizan con éxito y es un ganar-ganar para todos”, celebra Mean
image
A este respecto, festeja que el street art sea una corriente que retome fuerzas (esta corriente fue generada en la posguerra). Además, indica que esto ya es también una industria en sí, como la del tatuaje y la pornografía, pues además de que genera mucho dinero, también apoya al turismo, a la cultura, al arte, tanto nacional como mundial.
Entre sus artistas favoritos se encuentra David Alfaro Siqueiros, debido a la técnica que utilizaba para crear sus afamados murales. Asimismo, otro creador que merece el respeto de Mean es  Picasso, quien rompió las perspectivas al permitir ver un rostro de perfil y de frente al mismo tiempo. “Abarcó las 4 dimensiones de las que Einstein hablaba en su momento”, indica. 
image
Actualmente, Mean sigue el trabajo de Os Gemelos, un par de hermanos brasileños, al igual que de otro artista que se hace llamar Daimn, de origen alemán. “Me gustaría trabajar con Juxtapoz. Es un grupo de californianos que comenzaron una revista de arte urbano, graffiti street art hace tiempo. Hoy ya son toda una autoridad en el medio”, describe Mean, quien también ha aprovechado el furor general con una tienda enfocada en gráfica mexicana, llamada Zagal,ubicada dentro de Barrio Alameda. En ella, convergen las propuestas de varios artistas de origen nacional, pero también cuenta con espacio para mostrar creaciones provenientes de varias partes del mundo. “También intervenimos muebles, objetos y generamos espacios para que otros artistas realicen sus intervenciones artísticas”, indica.
Finalmente, indica que le gustaría llevar su obra a Bellas Artes, pues durante sus años de estudiante boceteaba los mármoles del lugar. “Este lugar me recuerda mucho de cuando estaba concentrado en estudiar formas, trazos y líneas; esto me ayudó a madurar mi estilo. Además, está en el centro de la ciudad y, como artista visual de la CDMX siempre estamos en esa zona, ya sea por la compra de material, por los museos o exposiciones. Por todo ello quisiera exponer en ese lugar algún día”, finaliza Mean
Por Israel Zepeda
image

0 comentarios:

Post a Comment