Por Israel Zepeda.

Es la 1:30 pm en el IDOL y todo parece normal. Las puertas del bar están abiertas desde hace un par de horas. Desde la barra es posible escuchar el ruido de los autos y motocicletas que circulan en avenida Revolución, mientras que el estridente motor de una Harley Davidson resuena a mis espaldas, donde se encuentra el taller del lugar. Parte del equipo de LDMX trabaja en este lugar pues, a las 8 de la noche, tenemos el que sería nuestro penúltimo evento del año, una presentación a sociedad de un personaje muy peculiar que nació de la mente, ingenio y experiencias de alguien a quien le gusta contar historias. Ella se llama Nancy