Mi primer evento

image

Por Israel Zepeda.
Me atrevo a tomar este espacio, destinado a celebrar a todos aquellos que nos permiten hacer bien nuestro trabajo, para un tema meramente personal, tal y como lo es el hecho de que, quien firma este texto, haya sido responsable de la producción de un evento por primera vez en su vida. Tomo como razón principal el que hay alguien a quien celebrar por todo esto y por supuesto que no soy yo; permítanme contarles la historia.

Siempre he tenido mucha suerte. Mi experiencia en la industria de los eventos suma poco más de 6 años, no como el integrador de servicios sino como un proveedor más. Siempre bajo las órdenes de personas que sí saben lo que hacen y desde que Fernando Famanía, Co-CEO deifahto tuvo la confianza de hacerme el responsable de las fotografías de todos los eventos en ifahto, fue que pisé cientos de escenarios, visité diversos lugares y viví toda clase de experiencias que poco a poco dejaron en mi la inquietud de producir.
Durante todo ese tiempo, fui testigo de cómo grandes productores tomaban las riendas de sus eventos. Jorge NarváezMarcela GarcilazoDulce BriseñoJohanes MoránDaniel CobosCésar DomínguezMontserrat MejíaAna ReyesMayra CalderónPaul LobatoPamela CallesKarina SánchezNatalia Sánchez y, por supuesto, Salvador Patiño, todo su trabajo y forma de hacer las cosas ha sido la mejor escuela de producción que cualquiera puede tener. Sumado a ello, aprendí el arte de hacer presupuestos del mismísimo Co-CEO de ifahto, mientras que el arte de hacer propuestas creativas las aprendí de Eduardo Zamora, uno de los mejores directores creativos en el país. Siempre he tenido mucha suerte.
image
Todo este bagaje me abrió las puertas de LDMX, firma de producción en la cual tengo menos de un año de militancia y en la cual soy, en primer lugar, el responsable de generar contenidos como los que leen en este espacio y, también, generar nuevos negocios. “Te quiero para que los ayudes a hacer famosos a todos los que trabajamos aquí, pero también quiero que explotes todo ese potencial que llevas dentro, pinche Isra”, me dijo Salvador Patiñomanaging partner de LDMXhace poco más de un año.
Llámenle destino, coincidencia o como quieran, el universo siempre busca equilibrio y, cuando haces las cosas bien, pasan cosas buenas. Y cuando alguien busca emprender para ofrecer un mejor futuro a su familia, es el mismo universo el que le pone las herramientas a la mano. Así fue que Carlos Gómez Iniesta, periodista especializado en cine y entretenimiento, decide crear una serie de “Ted Talks” enfocadas a este rubro, llamada Encuadra: emprende en entretenimiento. Con su socio, David Ortiz Celestino, deciden que la primera Sesión Encuadra tendría lugar en San Luis Potosí y la primer personalidad que tendrían sobre el escenario sería Chumel Torres. Para ello, consiguieron el inigualable foro que representa la Cineteca Alameda. Lo único que hacía falta era hacer el evento. 
Carlos tuvo a bien abrirle la puerta a LDMX para formar parte de su proyecto en el ámbito de la producción, a lo cual aceptamos con gusto. Fue así como tuve mis primeras reuniones de pre-producciónplaneación y logística; hice mi primer interno, mis primeras llamadas a proveedores, mi primer viaje de scouting, pues se tomó la decisión que al ser yo el principal contacto con el cliente, debía ser yo quien le diera seguimiento puntual al proyecto, así como ser el productor responsable del mismo (¡Gulp…!). 
image
En LDMX tenemos una junta todos los lunes. En ella, todos platicamos el estatus de todos los proyectos y tareas que tenemos pendientes, planes a corto y mediano plazo, así como proyectos en vías de producirse o nuevas cuentas. Fue en una de esas reuniones que tres miembros del equipo levantaron la mano y se sumaron de inmediato a la aventura, Antonio MonteroFabián Cardona y Jonathan Valdés.
Así, con el equipo armado y aliados contratados, el equipo emprendió el camino de 5 horas hacia la bella y airosa ciudad de San Luis Potosí; teníamos poco más de 24 horas para que el lugar estuviera listo para recibir a más de mil personas durante las horas que el señor Torres realizara su show sobre el escenario. ¿Se escucha fácil, verdad? Pues toda mi vida he aprendido que nunca, nunca se debe cantar victoria antes de tiempo, pues como bien dijo Murphy alguna vez, “si algo puede salir mal, saldrá mal”. 
image
Bajo esa premisa, todo LDMX en la Cineteca Alameda dio lo mejor de sí, desde la logística para con el talento, el montaje y ajuste de las luces LED, equipo de sonido, los ajustes en el calendario y en el timetable (ah, ¡También hice mi primer timetable!), la atención al detalle y la excelente relación con el personal del lugar, llegaba la hora indicada en la agenda en la cual todo el mundo tendría que tomar sus lugares pues el show estaba por comenzar.
Antes de continuar debo hacer una pausa y retroceder 24 horas, al jueves 16 de febrero, a las 6 de la tarde, hora en la que llegábamos al venue para descubrir que había ocurrido un apagón en todo el centro de la ciudad, mismo que se debió a los fuertes vientos que azotaron la urbe. Y estos mismos vientos amenazaban con afectar de igual manera al día siguiente - cuando tendría lugar nuestro evento-. 
Ustedes dirán “pues eso se arregla con una planta de luz y ya”. Pues si, así de sencillo hubiera sido, de no ser por que todos los proveedores del lugar tenían ocupados todos los equipos o, en su defecto, los rentaban con meses de anticipación. Estábamos solos. 
image
“Pues esperemos que Ehécatl esté de nuestro lado”, nos dijo el cliente. Con ese voto de confianza me dirigí a cabina - también fue mi primera vez de correr cabina -, con los nervios de punta y si, con miedo. Miedo de que los micrófonos no funcionaran, de que las luces fallaran, de que metiera el audio incorrecto, de no coordinar bien las presentaciones o de que el aire decidiera que la noche del 17 de febrero no habría corriente eléctrica en la Cineteca Alameda.
“Si sientes miedo, hazlo con miedo”, me dijo Salvador cuando me encomendó esta tarea. Pues así es la única forma de superar ese miedo. Y así fue, pues ya con Chumel en escena y con las risas del auditorio, el sentimiento cambió y comencé a sentir emoción. Alegría. Pues todas las piezas embonaban perfectamente. Todo ocurría conforme a lo planeado. Todo marchaba bien. 
Y así cerramos la noche, con un público emocionado, con un cliente satisfecho, con el equipo de El Pulso de la República sorprendido con nuestro trabajo y con cero inconvenientes relacionados con el medio ambiente. (Juro que jamás volveré a confiarme de los elementos.)
image
Pero más allá de las felicitaciones y aplausos, me quedo con el voto de confianza que Salvador Ana Paola tuvieron conmigo; con la buena vibra de todo el equipo que conforma LDMX en la CDMX y nos enviaron toda su energía positiva; con el profesionalismo y excelente actitud de MonteroJonathan y Fabián, quienes junto con Mauricio Rosas, nuestro ingeniero de audio, aforaron y adecuaron el venue para que luciera y se escuchara mejor que nunca. Sin ellos, este evento no hubiera sido posible.
Este TUMBLR está dedicado a celebrar y reconocer a todos los que hacen posible nuestro trabajo. Por ello ocupo este espacio para celebrar, reconocer y agradecer a todas las personas que fueron mencionadas en este texto, pues sin su trabajo, sin sus enseñanzas, sin su ejemplo, mi primer evento jamás hubiera sido posible; esta historia jamás habría sido posible. 
A todos ustedes, GRACIAS

0 comentarios:

Post a Comment