Learning to fly



Por Israel Zepeda.

Los años 80 son, para algunos, una década imposible de olvidar. La era de los excesos, la evolución del concepto de "amor libre" convertida en colorida música disco y la generación casi espontánea de lugares para bailar, repletos con bolas de cristal, luces, pantalones acampanados, hombreras y peinados esponjosos es la vergüenza de unos, así como la época de mayor felicidad para otros. También marcó el final de la denominada Generación X y dio paso a aquello que hoy vivimos (o sufrimos), los Millenials. En esa década de contrastes se consolidó la música electrónica, así como sus principales exponentes; Michael Jackson reinaba en las listas de popularidad con Thriller mientras que James Cameron sorprendía en el cine con Terminator; la Unión Soviética se tambaleaba en plena Guerra Fría y en México sentimos el temblor más fuerte en décadas. Entre eso y muchas cosas más, es complicado definir a ciencia cierta tantas cosas que ocurrieron. Por ello, nos concentraremos en una fecha en específico, un 4 de mayo del 81, pues en esa fecha nace quien hoy es uno de los fundadores de LDMX, amante del tenis, los pitbull, es un apasionado de su trabajo y es un orgulloso representante de esa última camada de Generación X originales en el planeta. 

Joaquín García Soto nace en el marco de una década de contrastes - como ya mencionamos -, misma que le hereda cierta inquietud que se vio reflejada en sus gustos y actividades. "Siempre fui muy inquieto, quizás por eso tuve tantos altibajos en mis años de colegial", recuerda García

Si bien siempre ha estado involucrado de alguna manera con las empresas iniciadas por su padre, Baltazar García Méndez, es hasta sus años de preparatoria que se suma al negocio familiar de manera formal, sólo que bajo circunstancias no tan normales. "Estudiaba el bachillerato en el Colegio México y he de confesar que no era el mejor estudiante (de hecho, la escuela jamás me gustó). Un buen día, fui requerido en la dirección a través del equipo de sonido del colegio. Ya saben, todo bien discreto, nadie se enteró. Pues bien, me salí de la clase de historia y llegué con el director, quien curiosamente también es mi tío, el buen Tacho García, quien me comenta que, debido a mis bajas calificaciones, tendría que firmar mi baja temporal. Esto significaba que perdería el año, mismo que podría rescatar el año siguiente", indica García. 

- "Una vez que firmaste esto, te vas directo al taller de tu papá a informarle de esto, por favor", le indicó el director. 

- "Oye tío, espérate. Dame chance. ¿Cómo crees? Mi papá me va a matar...", le respondió Joaquín

Pero aquello nunca se trató de una negociación. Resignado, con mochila al hombro, tomó el transporte público hasta llegar al taller de su papá, entró en su despacho y... 

- "¿Y tú qué haces aquí?", le preguntó su papá. 

- "A pues... salí temprano", respondió rápidamente. 

- "Ah, bueno..."

Pero como toda verdad siempre sale a la luz, Joaquín le confesó a su padre lo acontecido en su escuela, de cómo su propio tío le dijo que era mejor repetir el año a hacer extraordinarios. 

- "Perfecto, pues con esto me demuestras que, tras todo mi esfuerzo, a tí la escuela no te interesa, Pues de ahora en adelante te quedas a trabajar conmigo. Y da la casualidad de que acabamos de obtener una máquina nueva que tenemos que aprender a usar. Así que en la semana nos vamos a recibir la capacitación..."

- "Ah pos está perfecto. Bueno, te veo luego, me voy con mis amigos", le dijo Joaquín a su papá.  

- "¡Qué amigos ni qué nada! Aquí ya no hay salidas sociales. Aquí vienes a trabajar", ordenó Baltita. 

Así fue como Joaquín se ganó un lugar en el negocio familiar; dejó el colegio para aprender del negocio de la producción desde la trinchera de los proveedores de materiales. "Lo que yo ignoraba en ese momento es que mi salida repentina de la escuela era un plan bien confabulado entre mi papá y mi tío. Éste último le avisó con días de anticipación a Baltita sobre cómo me iba a dar de baja por mis bajas calificaciones... fue un complot en mi contra", recuerda entre risas Joaquín. 

Pasaron seis meses y pudo regresar al Colegio México a terminar los dos años que le faltaban para graduarse, para después ingresar a la Universidad de la Comunicación y licenciarse en la carrera de Comunicación Visual

"Creo que, en ese entonces, ya había demostrado - y con creces - que la escuela no era para mi, por lo que cuando mi madre me preguntó qué quería estudiar, mi respuesta fue "no quiero estudiar nada". Obviamente esa respuesta es inaceptable, por lo que tuve que elegir una carrera que me agradara, dentro de todo lo que no me gustaba. Encontré que Comunicación Visual tenía elementos interesantes, hay que saber de todo y no saber de nada. Una saturación de pura basura para no saber nada finalmente. Por ahí del 3er semestre me di cuenta que podía estudiar y trabajar al mismo tiempo, por lo que entré a Televisa y me quedé ahí cuatro años como asistente de edición. Una vez harto del sistema negrero con el que opera esta empresa - con todo y que los puestos son muy cotizados -, regreso con un poco de dinero para invertir en el negocio familiar", recuerda García

Además de adquirir más maquinaria de corte e impresión, adquieren la cuenta de la Universidad de la Comunicación y nace formalmente la empresa Línea Diseño, la cual recibe su primer logo de manos del mismo Joaquín. "Una línea es la unión entre dos puntos y para mi, esos dos puntos somos nosotros y el cliente. De ahí nace el nuevo logo y, con esta renovación, viene la compra de mucha maquinaria, un plotter de corte y de impresión. Todo esto nos costó sangre, sudor y lágrimas, pero logramos adquirir a Nike como cuenta, lo cual ayudó al repunte del negocio", señala. 

Llegado el 2013 decide contraer nupcias, con lo que sus necesidades económicas se incrementan. Debido a ello, decide hacer a un lado a Linea Diseño para enfocar sus esfuerzos laborales como corredor hipotecario, una experiencia que, si bien le ayudó a forjar aún más su carácter y habilidades como vendedor de productos y servicios, le dejó un mal sabor de boca al momento de que las promesas de pago y remuneración fueron modificadas una y otra vez. "Me decidí por la lana y ésta me pagó mal. Me emocioné con la posibilidad de hacer mucho dinero de golpe y no pensé en la evolución de Linea Diseño como empresa, ese fue mi gran error. Afortunadamente, mi padre y mi hermana, quien ya se había unido al negocio familiar, supieron mantener estable el taller y, con la llegada de Salvador Patiño a nuestras vidas, llegó también el siguiente paso con nuestro negocio", señala García. 



Es así como el 30 de julio del 2015 que nace, formalmente, LDMX, la primera firma de producción de su clase. Engendrada por Ana Paola García Soto y Salvador Patiño, esta empresa tomaría lo mejor de Línea Diseño, su expertisse en la creación de objetos y atención al detalle, más la experiencia de Patiño en cuanto a la producción de eventos. De esa forma, nace una propuesta nueva en el mercado, enfocado a marcas Premium

Desde entonces, Joaquín ha sido parte activa de la empresa al coordinar diversos eventos para marcas tan importantes como Toyota, Facebook, Lacoste, entre muchas otras. Entre sus planes a corto y mediano plazo, se encuentra la apertura de una empresa especializada en el manejo de bandas de música y en la producción de eventos especializados en el deporte. "En toda mi historia como productor, pocos han aprendido el arte de este oficio tan rápido como Joaquín. En pocos meses no sólo obtuve a un socio, sino a un productor en toda la extensión de la palabra. Si a esto le sumamos que ya también somos familia, sólo le tengo que dar gracias a la vida por darme tanto en tan poco tiempo", indica Salvador Patiño, managing partner de LDMX

Amante del tenis, de los pitbull, las patinetas, los autos (aunque el coleccionismo no se le da), de la arquitectura y el diseño, Joaquín Garcia Soto es tan apasionado por su trabajo que se olvida por momentos que tiene una esposa que espera verlo algún día de la semana. Pero este tipo de cosas son normales cuando se siente pasión por lo que se hace. Tal cual. 


0 comentarios:

Post a Comment