El arte de su filosofía



Por Israel Zepeda

Nacer. Crecer. Reproducirse. Morir. Ese es el ciclo de la vida que nos enseñan desde muy temprana edad en el colegio. Es una forma muy simple (y vacía) de ver algo tan complejo como lo es la vida. Sin propósito, sin motivación, sin dirección; ergo, nos enseñan que estamos preprogramados para cumplir lo más básico que, por el simple hecho de existir, podemos conseguir. Pero nunca faltan aquellos que no se rigen por las reglas, hackers que ven a la existencia como algo más complejo que cumplir objetivos preestablecidos; que buscan dentro de sí mismos las razones por las que nacieron; descubren que crecer no sólo depende de incrementar su estatura o peso; que la descendencia va más allá de ser el resultado de una cópula (que a veces ni es necesaria) y que la muerte no es el fin del camino, sino el paso final hacia la inmortalidad. Son ellos, los que se cuestionan el por qué de las cosas, quienes se abren a sí mismos las puertas para trascender.

Con 39 años de existencia en este planeta, Ana Paola García Soto supo desde muy pequeña que la vida es algo más que una historia escrita, ya sea en los astros o en los granos de café (negro como la noche y sin azúcar, por favor). Siempre entregada a su trabajo, a sus ideas, a mantenerse ocupada,  su energía, vitalidad y conciencia social la han hecho pertenecer a diversos grupos sociales y a cultivar amistades que hoy ocupan lugares privilegiados en ámbitos tan diversos como la fotografía, la ciencia, la cultura y el periodismo impreso. "Siempre es importante saber dónde estás parado. Quizá por eso mi tendencia a querer saberlo todo desde que era una niña. De hecho en algún momento me hicieron un examen psicométrico, justo cuando mis papás se separaron y descubrimos que tengo una tendencia obsesiva/ compulsiva a intelectualizar todo", admite la managing partner y experta en Artketing de LDMX

Desde muy temprana edad cuestionaba asuntos de vital importancia, como el por qué los pastores que caminaban hacia Belem tenían los zapatos rotos, si estas personas suelen calzar huaraches. Como si de una necesidad mental se tratase, Ana Paola aprendió que todo en este mundo puede destrozarse, analizarse y volver a construirse. "Por eso a veces me cuesta trabajo concentrarme en algo. Siempre analizo las cosas para separarlas, analizarlas y volverlas a unir. En filosofía esto se llama "método analítico sintético". Es dividir en partes el todo y hacer una síntesis para unirlo en un todo de nuevo. Todo ello me orilló a encontrar una carrera que me ayudara con todas las cosas que traía en mi mente", indica. 

Pensó que cursar la carrera de Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) le ayudaría a descargar de su psique la tonelada de temas, cuestiones y silogismos que albergaba, pero la vida, como lo mencionamos al principio, no suele ser tan sencilla. -Unos años antes, durante un examen psicosométrico, le indicaron que lo suyo era el diseño gráfico, pero su tendencia, gusto y, por qué no, rebeldía, la hicieron elegir el conjunto de reflexiones sobre la esencia, las propiedades, las causas y los efectos de las cosas naturales, especialmente sobre el hombre y el universo.- 

"Pues no encontré nada en la Filosofía. Al final, mucho análisis causa parálisis y la filosofía es la ciencia por la cual, con la cual y para cual te quedas tal cual", recuerda entre risas la managing partner

Después de estudiar "nudos marineros mentales", decidió poner en práctica sus conocimientos universitarios en diversos empleos. De esta forma, se dio cuenta que todo en esta vida debe servir para algo. Lo que hace la gente, las empresas, la ciencia, la religión, la política... si todo ello sólo se centra en la teoría y palabrería, no sirve. Si no se da el paso del pensamiento hacia el hecho, todo resulta en una pérdida de tiempo y energías. 

Así como el pensamiento lógico y analítico son elementos básicos para entender a Ana Paola como persona y profesionista, ella no sería la misma si el arte no formara parte de su vida, pues el arte es la manifestación pura de las emociones. "Para mi, el arte es el regalo más preciado que tiene la humanidad para trascender a nuestra propia humanidad; nos pone en contacto con ese algo que es más grande que todos nosotros y, al mismo tiempo, nos hace a todos iguales. Desde el arte, a través del arte, por el arte, los seres humanos se han comunicado siempre. Nosotros podemos conocer cómo vivían las sociedades primitivas gracias a las pinturas rupestres. Sus rituales, todo lo que nos relaciona con la divinidad, para conectarnos u ofrendarnos a los dioses es a través del arte, la música, las ofrendas, las artesanías, todo eso es una necesidad de acercarnos con lo divino. Todo ello es a través de las emociones. Cero pensamiento, puro sentimiento. Y lo mejor es que es universal", señala Ana Paola.

Pues no necesita hablar ruso para entender una pintura creada por un pintor ruso, ni la misma tendencia social, política o económica, ni siquiera vivir en la misma época para entender una obra de arte. El arte es un medio para transformar entornos y, para ella, es una oportunidad constante para despertar su verdadero lado humano, de hacer lo que realmente quiere y de conectarse con su verdadero ser. Como decía Parménides de Elea, "lo que es, es; lo que no es, no es". "También lo decía Heráclito, “nadie se baña en el mismo río dos veces”. La vida es un constante aprendizaje a través de ensayo-error-ensayo-error-acierto para aprender a vivirla. Y así me gusta vivir y construirla diario", asegura Ana Paola. 



Hoy, como una de las fundadoras de LDMX tiene claro sus objetivos. Uno de ellos es crear nuevas formas de obtener un mismo resultado pero hacer las cosas de forma diferente y que las personas que confían en nosotros los encuentren útiles. No sólo al cliente, sino también a quienes asisten a algún evento producido por la firma, pues ésta es una herramienta poderosa para impactar a millones de personas y dejarles el mensaje de que "debes hacer lo que te gusta, aceptarte como eres, sin miedo". Sólo así comenzara el proceso de transformación y el impacto será mucho mayor. 

"El Artketing representa una oportunidad increíble para romper la idea socialista de que el capitalismo siempre está peleado con el socialismo. El arte es arte, no deja de tener valores estéticos que llegan hasta el alma. Es, también, una medio para llegar a muchísima gente, por lo cual las marcas lo van a financiar, lo van a pagar, se van a interesar por acercarse a su público a través del arte. Además, ayuda a difundir nuevos talentos y esto es, para mi, lo fundamental que busco hacer con LDMX. No sólo en cuanto a venta, sino también en cuanto a una aportación social, pues siempre se le tiene que poner corazón y conciencia a todo lo que se hace", señala Ana Paola

Finalmente, al preguntarle qué sigue en su vida, hacia dónde se dirige después de todo lo que ha logrado en su vida profesional, además de todas las amistades que ha generado en su vida personal, responde con un sincero "no lo sé"; si bien siempre se encuentra en una búsqueda constante para saber qué le depara su destino, parte de lo que la hace sonreír todos los días es que no tiene ataduras ni caminos ya escritos que determinen su andar. Es libre de definirse como mejor le parezca y esto cambia todos los días pues se construye día con día. "Todo lo que he hecho en mi vida lo he hecho para ser la mejor que puedo ser. No soy una persona competitiva con los demás, no tiendo para competir con la de al lado. Mi competencia siempre ha sido hacia adentro. Lo que hago, todo, busco hacerlo mejor. Siempre mejor. Si ese es mi punto máximo, pues busco cómo rebasarlo. Siempre quiero llegar a más. Nunca me conformo. Cuando supero una meta, ésta desaparece y vuelvo a comenzar, a encontrar mi nuevo camino una vez más. Hasta encontrar mi final, como decía Platón, “Cuando muera, ya acabé”. Entonces ya habré acabado lo que tenía que hacer. ¿Qué será eso? Quien sabe. Hoy estoy aquí y mañana no lo sé. ¿Lo haré bien? Por supuesto, totalmente. Con todo lo que tengo y con todo lo que pueda", finaliza la también admiradora de Antonieta Rivas Mercado.

0 comentarios:

Post a Comment