Marca que marca


Por Israel Zepeda.

Oficialmente, el mezcal es una bebida alcohólica obtenida por la destilación y la rectificación de los jugos, preparados directamente con los azúcares extraídos de cabezas maduras de agave, mismas que son previamente cocidas y sometidas a fermentación alcohólica. Éste se produce en casi todos los lugares de México donde hay agaves. Para producirlo se asan las pencas y raíz, ya sea en hornos de leña o de gas o como barbacoa, enterrándolas en el suelo. Las distintas clases de mezcal dependen del maguey y el clima, de la técnica de destilación y del recipiente donde se le deja reposar. "Este proceso puede tomar semanas, incluso un mes, si así lo requiere el maestro mezcalero, quien decide su nivel de alcohol y lo más importante, su sabor, elemento clave para que la bebida conquiste al mundo", indica Pedro Quintanilla, cofundador y Director General de Mezcal Marca Negra

Administrador de empresas por la Universidad Iberoamericana, Quintanilla siempre se mostró atraído por los negocios, las finanzas, el marketing y el emprendedurismo. Asimismo, desde pequeño supo apreciar una buena bebida, gracias a la cocina de su madre. Después de laborar en la casa de bolsa y en una fábrica, decidió crear su propio negocio y entró en la industria del tequila. "Este mercado está muy saturado, no nos fue nada bien. Fueron tres años en los que invertí y lamentablemente perdí mucho de esa inversión, pero aprendí la lección. Entonces mi socio y yo analizamos el mercado y vimos que hacía falta una oferta sólida de mezcales artesanales en el mercado", recuerda. 


Lo interesante de esta oferta se enfoca en la palabra "artesanal", en es proceso que respeta siglos de tradición en la producción de esta bebida "caída del cielo" y alejarse lo más posible de una producción en serie, como ocurre con el tequila. Para ello, se acercaron a varias comunidades y hablaron con maestros mezcaleros en diversas regiones del país, como Oaxaca, Michoacán y Puebla. Una vez llegados a un acuerdo con ellos, comenzó el proceso de marketing, el cual involucró crear un nombre y algo que lo hiciera único. 

"En un principio pensé en llamarlo Mezcal Mano Negra y hacerlo una especie de homenaje a todos los maestros productores. Debido a ello, nuestro plan original era que todos ellos dejaran marcada su mano en todas nuestras botellas, pero todo ese proceso no era funcional ni práctico. Además, comenzamos con un presupuesto muy bajo. Después, al asesorarnos, nos indicaron que el nombre tenía connotaciones negativas, algo así como un sinónimo de "chanchullo" o engaño. No reflejaba las ideas que queríamos representar: un mezcal de verdad, auténtico, orgulloso de su origen. Yo lo consideraba un nombre disruptivo, contagioso. Muy "mezcalero". Pero finalmente por el parecido a otra marca de vino argentino, cambiamos la dirección (pero la mano negra se mantiene en nuestro diseño)", describe Quintanilla.


Fue así como nace Mezcal Marca Negra en el 2011. Desde entonces, el producto ha permeado en la industria nacional, así como en el extranjero. Al día de hoy, es posible encontrarlo en 22 países diferentes. Estados Unidos, Canadá, Rusia, Hong Kong Ukrania, son algunas naciones que gustan de esta bebida; Alemania es su principal cliente en Europa mientras el mercado crece en países como Sudáfrica

"Actualmente hay un interés global por el mezcal. También ayuda que, en regiones como Europa no se espantan por el nivel de alcohol que tiene la bebida; cosa que no ocurre en Estados Unidos, donde están acostumbrados a alcoholes con niveles de 35 o 40 grados. Un buen mezcal, uno de verdad, potente, siempre oscilará entre los 45 y los 50, a veces hasta 51 grados, todo depende de cómo le gusta al maestro mezcalero. Y si sabes cómo tomarlo, a "besitos", la experiencia es aún mejor", indica el Director General

Debido al boom de este producto, todas las grandes casa productoras han buscado la forma de incluir al mezcal en su familia de producto. Debido a ello y a su naturaleza de vender en cantidades industriales, sacrifican lo que en verdad importa en una bebida artesanal, su sabor. Esto hace que su producto sea algo más parecido a un tequila que a un mezcal. Marca Negra, así como los asociados en otros países en donde se distribuye, respetan su debido proceso, heredado de generación en generación, que le da su sabor único e irrepetible a cada una de las botellas, las cuales ostentan su denominación de origen y la firma del maestro mezcalero que produjo ese lote. 

"Gran parte de nuestros esfuerzos de comunicación no son sólo para educar a los centros de consumo, meseros y cocineros sobre cómo servir, degustar y calificar un buen mezcal, sino que también nos ocupamos de buscar formas en las que educamos a nuestros consumidores sobre la importancia de conocer quién produce su bebida y la relevancia de respetar sus costumbres. Por ejemplo, homenajeamos a todas estas comunidades con un edición especial de 350 botellas, todas ellas numeradas, pintadas a mano por artesanos de cada región. Cada una de ellas cuenta una historia única", celebra Quintanilla, quien añade que siempre busca que la relación con los productores sea un ganar-ganar; si necesitan adquirir equipo, financiamiento o personal, la empresa les facilita todo para que sus modos y tradiciones no mueran y, al contrario, se fortalezcan. 

Para este año, el director y su equipo planean repetir la estrategia, sólo que ahora serán 500 botellas de edición limitada, con la adición de Guerrero como nueva región productora (algo que han buscado desde un principio). Después lanzarán lotes manufacturados en estados como Durango y San Luis Potosí, con quienes - promete - crearán maravillas para los fans del mezcal. 

"Gracias a Marca Negra conocemos y visitamos en persona a todas las comunidades de origen, es un México que casi nadie conoce o experimenta; también hemos visitado los mejores restaurantes de Nueva York, China y del mundo. Nuestro mezcal está en los bares más exclusivos del planeta, en donde aprecian y prefieren una bebida hecha por comunidades mayormente indígenas, quienes más allá de ser "humildes", son personas llenas de dignidad, de orgullo por presentar al mundo su trabajo, sus tradiciones. Conectamos esos dos mundos a través del mezcal y eso es lo que más me gusta. Los respeto mucho y nos encanta enaltecer esta parte de la historia de nuestro México. Por eso amo lo que hago", finaliza.

Créditos de foto: 10degreesc, tierrafertil.com.mx, mezcal-oaxaca.com. 

0 comentarios:

Post a Comment