This is your life

Por Israel Zepeda.

En redes sociales podemos encontrar diversas ilustraciones sobre la definición de un jefe y un líder. Jefe es aquél que manda, que indica, que señala; líder es quien encabeza con el ejemplo, quien no teme ensuciarse las manos, quien igual saluda a su vicepresidente ejecutivo y al personal de limpieza. Y, de acuerdo a las leyes no escritas en el mundo laboral, todos aspiramos a ser un líder aunque somos déspotas, cual jefes. Ahora, quisiera enfocarme en otros temas que están divididos por líneas muy pequeñas y, al mismo tiempo, muy importantes. Para ello, les quiero hacer una pregunta, la cual versa así: Usted, estimado lector - en el ámbito laboral y en su vida personal- ¿Son fieles o leales?

Luis Mejía es, como se dice coloquialmente, "Sateluco". Desde su infancia hasta su adolescencia, el norte de la Ciudad de México solía ser su territorio. Cuando terminó la preparatoria, decidió estudiar Diseño Gráfico en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero no le fue posible alcanzar un lugar. Entones decidió cambiar de universidad, más no de profesión, pues el diseño siempre le ha llamado la atención, por lo que hace poco más de un año se licenció como diseñador gráfico por la Universidad Insurgentes, ubicada en Tlalnepantla

"En algún momento pensé en estudiar sistemas, cómputo o algo así, pues me gusta mucho "hackear" mis gadgets; exprimir todo el potencial de mis dispositivos electrónicos. Desde mis teléfonos celulares, consolas, computadoras, siempre las modificaba - de un modo amateur, realmente -. Me gustaba meterle mano y ver si podía obtener un poco más de lo que originalmente me ofrecía el producto", señala Mejía

Cuando Luis recién entraba en la Universidad, su hermana mayor, Montserrat (quien había cursado la carrera de mercadotecnia), comenzaba a dar sus primeros pasos en la industria del event marketing y publicidad. Entonces, logró ingresar a la agencia ifahto, en donde comenzó desde el puesto más bajo hasta alcanzar el anhelado nombramiento de Productora, lo cual le costó varios años. Durante ese periodo, se apoyó en Luis para los eventos en donde necesitaba una mano extra para "peinar" los cables, cargar cajas, entre otras acciones típicas de un runner. "No tenía ni idea de qué es lo que tenía que hacer. Mi hermana se encargó de foguearme en este sentido, me indicaba los qués, cómos, cuándos, dóndes y demás detalles de los montajes, ya fuera una plenaria, congreso, expo, evento, fiesta, etc... pude equilibrar mi carrera con mis labores como runner y me di cuenta que podía combinar lo que aprendía en el colegio con la producción de eventos", indica Luis

Fue durante su experiencia como runner en ifahto que conoció a Salvador Patiño, quien en aquél entonces fungía como Director de Producción; él estaba a cargo de la célula de Monsterrat Mejía, por lo que solía toparse con Luis en todos sus proyectos. Pero no fue sólo su trabajo y actitud lo que llamó la atención de Patiño, sino que el look de Luis es característico de una persona que ama el rock clásico. Haga frío o calor, el negro no puede faltar, así como las cadenas, los convers, la mezclilla deslavada y el peinado que enmarca un rostro que siempre está listo para vibrar con todas las leyendas del rock, pretéritas, presentes y futuras. "Hubo clic con Chava por dos razones. La primera es que siempre me veía en los montajes de un lado a otro, siempre trabajando; la segunda, nuestros gustos musicales y pasión por la música tienen mucho en común. Gracias a ello he encontrado en él a un gran amigo y, al día de hoy, alguien con quien amo trabajar", relata Mejía

Luis llegó a LDMX hace poco más de un año, cuando la carga de trabajo para la firma de producción comenzó a incrementarse de forma considerable. En un principio, Salvador buscó a una chica que lo apoyara en llevar su agenda, pero recordó que en alguna parte de Satélite habría un "Luisito" quien, al haber terminado la universidad, seguramente deambularía por las calles mientras escuchaba (por millonésima vez) algún disco de Dio o de Zeppelin. En él encontró no a un "asistente", sino a una persona que, además de ser capaz de aguantar el montaje más pesado durante días, a un creativo con una agudeza visual que sólo alguien versado en las artes del diseño puede presumir. 

Desde entonces es muy común verlos juntos, de un lado al otro de la ciudad, en juntas, tanto con clientes como estratégicas; a veces para Luis es imposible regresar a su propia casa, pues las juntas terminan tarde y, al otro día, deben reunirse de nuevo desde muy temprano. Pero la distancia, el tráfico ni las marchas lo detienen. Si él dice que llega a la junta, entonces llegará. "Me encantan las juntas con el equipo LDMX. Contrario a lo que pasa en otros lados, los lunes son de mis días favoritos, pues veo a toda la banda reunida, en peloteo, en plan estratégico, en plan de amistad. No hay juntas aburridas y no hay proyectos en los que no quiera formar parte", finaliza Mejía

Al inicio de este texto les hice una pregunta, ¿Ustedes son fieles o leales? Luis ha comprobado, sin duda alguna, con su trabajo, con su entrega, con su presencia y su ánimo, que lo suyo no es motivado por una fe ciega en un becerro de oro o en la mera ambición de hacer dinero por hacer dinero. Lo suyo es la lealtad. A sus colegas. A sus amigos. A su familia. A sus sueños y a sus metas que poco a poco ha comenzado a alcanzar. Sigue así Luis, pues está escrito que el martillo de los dioses guiará nuestras naves a nuevas tierras. 


0 comentarios:

Post a Comment