All the things that I've done


Por Israel Zepeda.

En el mundo del arte no existe un puesto con tanta responsabilidad y jerarquía como el curador. Él es el comisario encargado de cuidar, conservar, es el más capacitado en el conjunto de saberes que posibilitan, entre otras acciones, la exposición, valoración, manejo, preservación y administración de bienes artísticos. Es la persona clave para que la exposición sea todo un éxito. Por todo ello, no cualquiera reúne el bagaje que, de ponernos estrictos, es indispensable para ostentarse como tal. Esta persona debe ser alguien que no sólo esté preparado por grandes maestros, sino que debe contar con amplia cultura general, criterio propio y una mente estratega que visualice las próximas tendencias en el futuro inmediato. Debido a ello, en LDMX estamos orgullosos de contar con el primer Curador Creativo en toda la industria de la comunicación comercial. O, mejor dicho, Curadora Creativa.

¿Cuál es la principal función de un Curador Creativo? Pues es el principal responsable de crear, desde cero, todas las propuestas, ideas, conceptos y elementos audiovisuales que buscan seducir y atrapar a los tomadores de decisiones, para que éstos nos tomen más como sus aliados y menos como sus proveedores; es la persona en la que convergen momentos, ideas, conceptos, colores, sabores, emociones y que además disfruta cada segundo del proceso.

Alejandra Herrera Rivera es licenciada en Diseño Publicitario por el Centro Universitario de Comunicación, pues desde muy pequeña desarrolló cierta curiosidad por el dibujo, dado que su padre es diseñador industrial. Fue él quien le enseñó a otorgarle mayor detalle a sus creaciones. "Desde los ocho años me imaginaba como una gran artista plástica como adulta y desde esa edad me llamaba mucho la atención todo lo relacionado con la pintura o los colores. Crecí con ello y gracias a la relación con varios primos de mi misma edad, adopté una personalidad juguetona y alegre que creo empata muy bien con el concepto de ser una persona que crea emociones a través del arte", indica Herrera.

Cuando llegó el momento de elegir una institución de educación media superior,  decidió ingresar en el Churchill College, para después hacer el intento por entrar a la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda. Al no ser una de las seleccionadas, decidió que esta negativa no sería motivo para hacer a un lado sus aspiraciones artísticas, por lo que ingresó al CUC, en donde su visión sobre el arte dio un giro inesperado hacia una vertiente más comercial, totalmente enfocada en la publicidad. Las portadas de revista y el diseño editorial la atrajo hasta el punto de decidirse por una carrera en diseño. "En esa escuela encontré que el arte y la publicidad no están peleados, sino todo lo contrario. Estudie diseño por sus elementos artísticos y gracias a ello mi panorama se amplió en todo sentido", señala la Curadora Creativa.


Alejandra alternó sus estudios con varios empleos, desde niñera hasta maestra en una guardería, estar en puertas y dar la bienvenida a los miembros de un Costco, hasta que logró colocarse en el departamento de AdSales de la filial latinoamericana de MTV. Su labor en esa empresa se resumía en conocer al 100 por ciento la parrilla de contenidos del canal, recibir material publicitario y enviarlo a las filiales correspondientes. Para ella, conocer los procesos internos de un canal con tanta popularidad como lo es esta señal de paga fue algo muy interesante, por lo que no sólo invirtió los seis meses de prácticas, sino que continuó en la televisora incluso cuando ésta cambió sus oficinas, de Reforma al "Pantalón", por rumbos de Santa Fe. 

"Hubo un momento en el que brincaba de un área a otra, pues no había vacantes. Fue durante ese tiempo que se produjo los Kids Choice Awards en México y, curiosamente, Salvador Patiño estaba involucrado en en la producción del proyecto como parte del equipo de ifahto. Seguramente nos vimos en ese entonces pero no cruzamos palabra", recuerda Herrera

Tiempo después fue recomendada para ingresar al departamento de marketing de Sony Entertainment Television, en donde pudo explotar su creatividad en diversas acciones de comunicación comercial. Fue entonces que se dio cuenta que sus iniciativas y propuestas podrían estar mejor enfocadas en otro tipo de empresa. Es por ello que cuando una compañera de la universidad, Anaíd Jiménez, le comentó que en la agencia donde ella trabajaba buscaban trainees creativos, no lo pensó dos veces. 

"Así fue como llegué a ifahto. Comencé como trainee creativo y, casi seis años después, terminé con el puesto de Creativo Sr; inicié en el área de activaciones y promociones, hasta que después, por estrategia, nos involucraron en todo tipo de acciones, como eventos, congresos y convenciones. El hecho de conocer ambos lados del negocio (del lado del cliente y de la agencia) fue cool. Ambas experiencias me han dejado tanto buenos amigos como excelentes experiencias", indica Alejandra

Si bien su crecimiento dentro de la agencia de comunicación comercial fue notable, al final su estabilidad comenzó a inquietarla, al punto de que necesitó encontrar nuevas oportunidades, nuevos retos. De acuerdo con ella, no le gusta sentirse estática y era momento de probarse a sí misma que podía encontrar nuevas oportunidades. Entonces realizó los trámites tradicionales de cuando alguien en la industria anuncia su disponibilidad, asistió a entrevistas, tanto a empresas BTL como ATL, de las cuales no obtuvo la respuesta deseada. 


"Al no encontrar una oportunidad que me llenara del todo - tanto por la propuesta económica como por las oportunidades que las ofertas representaban -, pensé en regresar del lado del cliente. Pero, un buen día, recibí la llamada de Salvador Patiño, quien se enteró que era un "agente libre en el mercado". Me invitó un café, el cual compartimos con Ana Paola, Managing Partner de LDMX y me hicieron una propuesta que no quise rechazar, pues me encantó el concepto de la firma de producción y, además, les gira la ardilla muy cañón. Me inspiran mucho, a no quedarme sentada y esperar a que todo me caiga del cielo, a moverme, a superar mis miedos, a dar ese primer paso que, si bien es complicado, ya lo sentía necesario tanto personal como profesionalmente. Hoy veo al mundo desde otra perspectiva totalmente distinta", recuerda entre risas. 

Es así como Alejandra Herrera se suma al proyecto que es LDMX, en un momento coyuntural en el que era necesario cubrir un puesto que para algunos es un trámite, pero para nosotros es de importancia estratégica. Pues por su experiencia, sus conocimientos, su bagaje cultural, sus sueños de la niñez y sus ambiciones como una persona adulta que sabe muy bien qué es lo que quiere y cómo obtenerlo, hacen de nuestra Curadora Creativa un elemento crucial en los procesos, pues no sólo genera creatividad, sino que la produce; su trabajo no la tiene enclaustrada en una oficina, sino que se da el gusto de visitar museos, exposiciones, bodegas, oficinas de proveedores, estudios musicales y diversos recintos; no sólo la rodean diseñadores, también se hace acompañar de productores, directores de cine, músicos, escritores y artistas plásticos, quienes le han insistido en que retome la pintura, pues quién sabe, pronto comenzaría a crear arte que va más allá de su computadora. 

1 comment:

  1. Su talento y pasión por el arte era reconocible desde que teníamos 15 años, sabíamos que llegaría muy lejos y lo está logrando y seguro Ale tiene muchas más cosas que compartir con el mundo. Estoy tan orgullosa de su trabajo y esfuerzo. Gracias Ale por tu persona ��

    ReplyDelete