Libertad + inspiración x chamba = Lore


Por Israel Zepeda

Existen personas exitosas en este mundo, quienes agradecen a la suerte y a alguna deidad por su buena fortuna, ya sea en asuntos como el amor, en los negocios o hasta en ambos. Algunos les envidian sus éxitos y buscan, desesperadamente, cómo emular sus victorias, su felicidad, su estabilidad emocional. De ahí que los videntes, los lectores del tarot, incluso el horóscopo sean tan populares, pues es muy fácil esperar a que la señorita fortuna nos sonría. Otros, a quienes no les gusta esperar, ponen manos a la obra y fabrican... perdón, producen su propio éxito. Pues su vida no depende de lo que decidan unas cartas, galaxias situadas a miles de años luz de distancia de la tierra o un trébol de cuatro hojas; ellos son dueños de su futuro y, más importante, su presente. Todo esto lo sabe Lorena Rizo, Productora en LDMX quien, en sus 34 vueltas al sol sobre el planeta tierra, tiene bien claro su lugar y su importancia en este plano existencial. 


Desde muy temprana edad, Rizo supo que su vida profesional estaría regida por las ciencias de la comunicación, pues fue un trabajo escolar en sexto de primaria la que le dio su primer acercamiento con el mundo de las comunicaciones comerciales. "Fue un proyecto de ecología y nuestra tarea era generar conciencia con todo el colegio. Entonces decidimos hacer unos pines con mensajes ecológicos - los hicimos a mano, en mi casa, toda la tarde durante un día -. Después los repartimos por toda la escuela. Fue mi primer "mini" campaña y la que inició en mí el gusto por este tipo de acciones", indica la Productora

Una vez que sus años de educación media superior se acercaban a su fin, decidió iniciar una carrera profesional bajo una filosofía que quien escribe estas palabras entiende muy bien. "Cuando me tocó elegir carrera universitaria, uno de los principales factores fue encontrar una que no incluyera matemáticas. Si, lo sé, ¡Heme aquí, rodeada de presupuestos y números por todos lados!", señala entre risas Lorena, quien se licenció en Comunicación y Relaciones Públicas por la Universidad Latinoamericana

Un par de años antes de terminar la carrera, Rizo se incorporó al mundo laboral dentro del Instituto Simón Bolivar, escuela de la cual egresó, como recepcionista. Al paso de un año, se dio cuenta que a la institución le hacía falta un área especializada de contacto con los padres de los estudiantes, quienes no tenían con quien hablar o pedir información sobre la escuela, al no contar ésta con un área de comunicación ni relaciones públicas. Fue entonces que le planteó la posibilidad a sus empleadores, quienes aceptaron el proyecto y fue ella quien inició la coordinación del primer departamento de comunicación y relaciones públicas del colegio. 

"En los tres años que estuve en ese cargo viví cosas muy padres, como la apertura del turno vespertino. Fue tanta la matrícula de estudiantes nuevos que tuvimos que abrirlo; la verdad me la pasaba muy bien, pero se presentó una nueva oportunidad laboral y la tomé", señala. 

Al asistir a un evento con una amiga suya que ejerce la profesión de periodista, Lorena fue abordada por una persona que se presentó como el dueño de la agencia AdNow, quien la invitaría a formar parte de su plantilla como Ejecutiva de cuenta, en la que debía atender a clientes como Laboratorios Grissi, MoviStar, MaxMara, entre otros. De acuerdo con la Productora, la transición entre su labor como coordinadora de comunicación y ejecutiva fue tan rápida como intensa, pues a diferencia de sus anteriores actividades, el mundo del BTL no le otorgó piedad alguna. 

"Entré regándola en absolutamente todo. Desconocía todos los términos que al día de hoy son parte natural de mi lenguaje. Con decirte que no sabía lo que significaba un "archivo en alta". De hecho, una de mis primeras metidas de pata fue enviar unos archivos a impresión en baja resolución, un aproximado de $30,000 en material. Ya te imaginarás la regañiza que me tocó cuando vieron que el producto estaba mal. Y eso fue sólo el principio. Hubo un momento en el que lloraba por todo, por que no daba una. Para mi buena fortuna mi jefe en ese momento, Ricardo Magaña, me supo guiar con muchísima paciencia", recuerda Rizo

Tras cuatro años en esa agencia, migró a Televisa para hacerse cargo de la promoción y difusión de Espacio, empleo en donde no estuvo mucho tiempo pues la química con sus superiores no fue la indicada. Debido a ello, encontró una nueva oportunidad en la agencia de publicidad Draftfcb (ahora FCBMéxico) como parte de su oferta BTL. Laboró en esta empresa durante seis años, de los cuales tomó una pausa de seis meses para estudiar inglés en la Universidad de Pensilvania



"Renuncié a Draft cuando tomé la decisión de casarme, pues pensé que necesitaba tiempo para mi familia y mi marido, pero las cosas no salieron como lo esperaba. En el inter, uno de mis proveedores, Grupo Xito, me invita a trabajar con ellos, con la libertad de trabajar desde casa con la cuenta del Teletón. Fue en ese momento de mi vida que entendí que las cosas pasan por algo. Emocionalmente no estaba bien, pero comparado con lo que veía todos los días con papás que vivían situaciones más complicadas, con sus niños con capacidades diferentes, ver cómo esas familias luchaban todos los días para tener una vida "normal" me dio mucho valor para enfrentar las situaciones que me afectaban directamente", recuerda Lorena

Fue así como tomó la decisión de divorciarse en vísperas de un evento para su cliente. Se levantó temprano y se fue a trabajar con el peso del mundo sobre su espalda. Pero más tarde, durante la producción de su evento y gracias a que la relación con sus clientes era excelente, entendió que el mensaje del Teletón también se aplicaba a su persona. "Mientras tengamos el poder de decidir todo estará bien", rezaba la frase. Eso fue suficiente para ella, quien no dejó que la tristeza empañara su excelente desempeño. 

"Tiempo después estuve un mes en una agencia llamada Todo lo contrario, pero mis responsabilidades en esa empresa no me hacían feliz. El ambiente era muy bueno, pero no me emocionaba ir a trabajar, no encontraba motivación, por lo que decidí renunciar y aventarme al ruedo como independiente. A ver qué pasa", afirma Rizo


Fue entonces cuando llamó a uno de sus grandes amigos, Antonio Montero, a quien le contó que comenzaría su aventura en solitario. Curiosamente, ese mismo día Montero tenía un compromiso laboral, pues se celebraba la comida de fin de año de LDMX. Sin dudarlo, la invitó a que se presentara con los managing partners. "¿Cómo crees que voy a ir a su comida? ¡Eso es de ustedes!", le dijo Lorena. Pero, ante la insistencia del Productor, a las pocas horas brindaba por los éxitos pretéritos y por los futuros con todo el equipo. 

"Es la primera vez que me siento tan parte de algo. Tan acoplada, con todo y con todos. Tenemos tanta libertad de hacer lo que creamos y queramos, no trabajamos en algo que no nos guste, no es vender por vender. No estamos horas en una oficina que justifiquen un sueldo, sino que trabajas en lo que quieres y lo que crees, entonces lo vendes por que lo vendes. El tema de actualización constante, esto no lo tienes en ninguna otra empresa. Todos somos distintos y eso hace que se enriquezca la experiencia. Pero tengo mucha libertad, mucha inspiración y mucha chamba. Lo mejor en todo sentido", finaliza la Productora

0 comentarios:

Post a Comment