No al fraude



Por Israel Zepeda

Hace poco más de 10 años que la industria del event marketingecomenzó a tener un lugar preponderante como una herramienta dentro del mix publicitario de los grandes anunciantes; la tendencia ha evolucionado hasta contar con empresas especializadas en la realización de este tipo de acciones, las cuales ofrecen de forma integral todos los elementos que lo conforman, con lo cual garantizan su impecable ejecución y satisfacción total de todos los involucrados. Por lo general, todos estos esfuerzos involucran grandes inversiones, por lo que es muy sencillo perder el piso, la seriedad y el profesionalismo. Tal y como los medios de comunicación lo han informado durante las últimas semanas.


El fraude

El 30 de julio del año en curso, El Universal publicó en sus páginas que alumnos de tres escuelas del Instituto Politécnico Nacional denunciaron a la empresa PMP Eventos por haber incumplido los servicios para los que la habían contratado, el cual se trataba de su fiesta de graduación. Tras invertir montos que oscilan entre los 300 mil hasta los 800 mil pesos para que la empresa produjera la fiesta, baile y viaje de graduación, ésta desaparece cuando faltan escasos meses de que se realice el evento, sin atender las llamadas del comité organizador. De acuerdo con el medio de comunicación, este mismo modus operandi lo han repetido en diversas regiones de la república mexicana. 

Tal y como ocurrió con alumnos graduados de la Universidad de Ciencias de la Administración, quienes contrataron los servicios de PMP Eventos para que se hicieran cargo de sus festividades de graduación; desde inicios de julio de este año, al día de hoy la empresa no ha respondido sus llamadas. 

En otro orden de ideas, pero que también tiene que ver con el tema, está el caso del evento denominado Magic Fest México, el cual se promovió con elementos visuales que aludían a la saga cinematográfica de Harry Potter, creada por J.K. Rowling, misma que ha generado cientos de millones de dólares, no sólo por las películas, sino por los libros vendidos en todo el mundo. 

México cuenta con millones de seguidores de esta historia, por lo que los boletos para este evento se agotaron meses antes de su realización (sus costos oscilaron entre los $200 hasta los $600 por persona). Llegada la fecha, miles de personas se dieron cita en el centro de exposiciones del World Trade Center para vivir la experiencia mágica más relevante en México

La publicidad del evento prometía cafeterías temáticas, materiales oficiales a la venta, actividades, concursos de Cosplay - con miles de pesos en premios-, invitados nacionales, internacionales y mucho más…

Pero en cuanto se abrieron las puertas del venue, encontraron una zona de stands desierta, con puestos dignos de un tianguis sobre ruedas; las cafeterías temáticas resultaron ser puestos de bebidas de dudosa procedencia, staff improvisado que desconocía lo básico sobre la organización y logística de un evento de este tipo, por lo que las filas para ingresar a la expo, recorrer los stands y asistir a las conferencias eran de horas; asimismo, el poco material en venta se ofreció a precios exorbitantes. 

Debido a todas estas fallas, el público asistente exigió a los organizadores que cumplieran con lo prometido originalmente o de lo contrario, solicitaban la devolución de su dinero. Algunos de ellos viajaron desde el interior de la república para vivir la “experiencia mágica” que prometían en el material promocional, por lo que su inversión se multiplicó de forma considerable. 

Hay de eventos a eventos

El tipo de esfuerzos ofrecidos por la empresa PMP Eventos está más enfocado al ámbito social que al corporativo. Este último corte de cliente, cuentan con diversos filtros que los protegen en caso de cualquier tipo de actividad fraudulenta por parte de sus proveedores. En caso de que esto ocurra, no sólo hay contratos de por medio, sino otro tipo de seguros y garantías que protegen a la empresa de no perder, mismos que obligan a la productora a entregar la labor prometida en tiempo y forma. 

Debido a ello es común que empresas como PMP concentren sus esfuerzos en otro tipo de cliente, el cual no conoce acerca de estos “candados de seguridad” y que es seducido más fácilmente; asimismo, los precios manejados por estos defraudadores suelen ser la carnada final con la que seducen a los estudiantes y a sus familias. 

Por el otro lado, un congreso o convención no es una tarea sencilla. Los montos de inversión para realizar un evento de este tipo son considerables, pues la renta de un espacio que albergará a miles de asistentes no es barata, menos en el WTC. Por ello, es necesario no sólo cobrar diversos tipos de entrada para el público, sino también saber vender los espacios dentro de la misma a tiendas especializadas (se suele vender por metro cuadrado), así como patrocinios a marcas que pudieran sentirse interesadas en involucrarse con este tipo de acciones. 

Por ello resulta sorprendente que una marca tan importante como lo es Harry Potter haya sido utilizada para realizar un evento tan lamentable como lo fue el Magic Fest. Obviamente, WB, empresa que tiene los derechos de esta saga, se mantuvo al margen del evento y los organizadores lo sabían, pues al usar elementos visuales que sólo aluden a este universo mágico eliminan cualquier posibilidad de una demanda por copyright

Al conocer la oferta final del evento, es obvio que no supieron vender los espacios para la venta de productos, así como los patrocinios a otro tipo de marcas de consumo masivo o de otro tipo de artículos; asimismo, quienes organizaron este evento tenían más buenas intenciones (eso queremos creer) que colmillo para los negocios, pues al no invertir en un equipo profesional que los apoyara con la logística y producción del mismo, el esfuerzo de meses de trabajo, así como una futura realización de esta expo, desaparecieron mágicamente. 

En conclusión

Si bien no se requiere de alguna certificación para que cualquier persona se aviente a realizar cualquier tipo de evento, sí se nota cuando un equipo de producción que sabe lo que hace está a cargo. 

Tal y como ocurrió con la más reciente edición del Ramen Festival 2017, el cual no fue el evento más impecable en cuanto a fierros, muebles y estética en general, pero cuando tienes noción de lo que el evento ofrece y lo que necesitas atender para que los asistentes se sientan bien (a pesar de la obvia sobreventa de boletos), el esfuerzo es disfrutable gracias a que el personal a cargo está bien dirigido y sabe cómo atender al público.

En LDMX amamos producir eventos, pero también los disfrutamos en calidad de asistentes cuando tenemos la oportunidad. En México existen cientos de empresas, agencias y firmas de producción que realizan trabajos impecables, digno de reconocimiento aquí y en el mundo, por lo que lamentamos que sean estos ejemplos arriba mencionados los que le den una mala calificación a la mano de obra nacional. Creemos firmemente que los buenos somos más, no sólo en calidad, sino también en sinceridad. Por ello apelamos a que este negocio no pierda su brújula moral e invitamos a que la gente se informe para garantizar su inversión y evitar sorpresas desagradables.

Crédito de foto: Graduaciones.com, robotto.mx.

0 comentarios:

Post a Comment