El show DEBE continuar


Por Israel Zepeda.


A poco más del sismo del 19 de septiembre que no sólo movió al país, sino a sus conciencias, ya se respira cierta calma y normalidad en nuestros días. El caos, las urgencias, las noticias, la información y la desinformación dieron paso a la serenidad, a la prudencia y al análisis, a saber exactamente qué demonios nos pasó, como ciudad y sociedad. El que la maquinaria pesada suplantara las miles de manos que cargaban cubetas, el que las cintas de "peligro" se alcen en lugar de puños en busca de silencio no significa que todo acabó. Si nuestras vidas no cambiaron después de las 13:15 de la tarde del pasado martes, entonces no hemos aprendido nada. 


Los medios ya no reportan 24/7 la tragedia, las calles ya no están cerradas, las escuelas ya abrieron sus puertas, pero no podemos hacernos de la vista gorda y hacer como que "ya no pasa nada". No, existen muchas comunidades fuera de la CDMX que aún necesitan el apoyo de todos, ya sea con víveres, artículos de primera necesidad o donaciones. Por ello, nosotros, desde nuestras cómodas trincheras, podemos continuar con esta inercia al ir al súper y comprar uno o dos productos exclusivamente para ser donados. 

También nos toca ir al cine, salir a comer, cenar, etc. Y no se trata de ignorar los problemas que aún acontecen en nuestro país, sino que se trata de reactivar la economía nacional. No hace falta que lo digan economistas ni analistas, es obvio. Sal, paga, reactiva al micro y pequeño empresario, como por ejemplo, con la ferretería que donó TODO a los brigadistas y voluntarios durante la crisis; con la taquería que ofreció tacos de pastor gratis a quienes tenían hambre; al compa que obsequió sus bote de tamales... 

"En cuanto a nosotros, nos toca trabajar dos o tres veces más fuerte para que todo nuestro círculo cercano, familia y amigos tengan los recursos suficientes para donar, para ayudar, para continuar con la tarea de reconstruir a México. Nuestra industria no para y eso es bueno, pues si cada uno hacemos nuestra parte, ayudamos a crear empleos y oportunidades para que quienes perdieron todo, menos las ganas de salir adelante, puedan retomar las riendas de su vida", señala Salvador Patiño, managing partner de LDMX.

Por que si, el dinero puede no ser lo más importante, pero vaya que ayuda. Pero en esta crisis no sólo se perdieron vienes materiales, sino que también nuestra tranquilidad está derrumbada. Entre tantas malas noticias, entre tanta pérdida, mucha gente lloró, se deprimió y, a una semana del suceso, pone su mejor cara, su mejor sonrisa para no mostrar el dolor que lleva por dentro. La ansiedad es un monstruo que nos devora poco a poco. 

Brenda García, psicóloga y miembro del equipo de producción de LDMX, indica que después de vivir una experiencia tan fuerte y compartida de manera social, sumado al constante bombardeo de los medios de comunicación, es normal sentir estrés, miedo, intranquilidad. Pero lo que no es normal es dejar que estos síntomas crezcan y se conviertan en un estrés postraumático. "Cada persona responde de diferente forma y no al mismo tiempo, por lo que recomiendo que seamos un poco tolerantes los unos con los otros durante estos días y los que vienen. Estas emociones tienden a desaparecer poco a poco (sentir que tiembla, mareos, falta de apetito, dificultad para dormir, sobresaltos). Pero si han pasado dos o tres semanas y aún continúan los síntomas, recomiendo buscar ayuda profesional", señala García

La psicóloga recomienda que, en caso de tener alguna de estas emociones, recomienda hacer ejercicios de respiración, para lo cual recomienda una app llamada Head Space. De igual manera, recomienda hablar con las personas más cercanas sobre cómo nos sentimos; llorar también funciona, así como hacer ejercicio. "Si se sienten ansiosos, ayuda mucho ponerse a saltar. Esto ayuda a nivel hormonal y libera varias substancias que hacen sentir bien al cuerpo, equilibra y ofrece una descarga de energía", señala. 

Finalmente, recomienda retomar los hábitos de alimentación sanos y retomar hobbies, esto último para mantener a la mente ocupada y distraerla de todo aquello que podría generar inquietud, al mismo tiempo que ayuda a retomar la normalidad de nuestras vidas. "Este es el momento idóneo para retomar eso que te gusta hacer", finaliza.

Si quieren saber más sobre este tema, pueden contactar a Brenda en su correo (afectivamente@gmail.com) o visitar su blog, Afectivamente

Crédito de foto: Travelchannel.com

0 comentarios:

Post a Comment