Pictures of you


Por Israel Zepeda

LDMX nace bajo una premisa simple pero poderosa, amar lo que hacemos. Ese es el pilar principal que sostiene a toda la firma de producción que nos inspira a salir a buscar oportunidades en una industria tan competida como lo es la producción de eventos; lo que nos mantiene despiertos hasta altas horas de la noche con tal de dar con esa idea irresistible para que nuestra presentación destaque en los pitches; lo que nos da pila para aguantar las largas horas sin sueño y sin comida de todo montaje y ejecución. Y más nos emociona conocer personas que comparten nuestra filosofía, no sólo por la producción, sino de hacer lo que más nos apasiona. Tal es el caso de Danny Hernández, fotógrafa y bloguera quien es mejor conocida en la industria como Danny Foto. Hace unas semanas, Joaquín García me comentó que sería buena idea incluir en The Production Notes a Danny. Me compartió un teléfono que por la cantidad de números en él entendí que no sería una llamada local. El asunto aquí fue que por compromisos laborales y tiempos pospuse la llamada hasta que revisé de nuevo mi lista de pendientes y entendí que era ahora o nunca. 

Después de batallar con los enlaces de larga distancia, finalmente opté por la que debió ser mi primera opción, un mensaje vía facebook. Después de un par de horas, Danny Hernández respondió amablemente la solicitud de entrevista y coordinamos una hora para realizar la llamada. Llegado el momento y una vez que logramos establecer una conexión estable, entendí las razones del por qué nuestro managing partner está interesado en que los lectores de este espacio conozcan a tan singular personaje. 

"Tengo 34 años y soy originaria de la Ciudad de México. Pero soy una persona que no puede quedarse estática en un sólo lugar. Llegados los 18 años comencé a viajar fuera del país y me encantó Los Ángeles. La playa, el ambiente, la cultura... aunque estaba rodeada de mucho latino, no es lo mismo, pero terminé fascinada con este país", indica Hernández


Al igual que gran parte de su familia, ella decidió tomar a la fotografía como profesión, por lo que en la década de los 90 buscó en la CDMX alguna institución que le permitiera estudiar de manera profesional esta carrera. Al no encontrar una oferta que la dejara satisfecha, se mudó a Los Ángeles para continuar con su educación. Debido a los altos costos de ésta, tuvo que abandonarla un año después. Pero, al poco tiempo y gracias a una prima suya, comenzó a realizar los trámites pertinentes para estudiar fotografía en una universidad en Barcelona. "¡Joder, macho! La cultura, el arte te rodea en esa ciudad. Es como abrir un libro en 3D y caminar en él. Los edificios, las iglesias, la historia de ese lugar, fue maravilloso haber estudiado ahí. Era muy distinto a la oferta académica de Estados Unidos y ni se diga del México en aquél entonces", detalla Danny

Una vez terminada la universidad, regresó a México con la ilusión de vivir de sus fotos, de exhibirlas, venderlas, pero en aquél entonces no existía el aprecio por la imagen que existe ahora. Debido a ello comenzó a trabajar con su padre, quien fungía en ese entonces como diseñador de catálogos. Su trabajo consistía en organizar los shootings, scoutings, mantener contacto con otros fotógrafos... todo ello la hizo mantenerse lejos de la cámara por mucho tiempo, por lo que la extrañaba. 

"Fue entonces cuando conocí a quien ahora es mi esposo y me fui a vivir a Suiza con él. Fue entonces cuando ocurrió la catarsis, pues al estar dejos de casa, de mi profesión me hizo ver que tenía que decidirme de una vez por todas qué es lo que yo quería para mi y mi vida. Si trabajar para alguien más o para mi misma; si dedicarme a la fotografía o qué haría. Entonces tomé la decisión de regresar a mi México y luchar por lo que me apasionaba", menciona. 

Fue así como comenzó a trabajar con su tía Blanca Santa María, una conocida fotógrafa de modas. Durante el año y medio que laboró con ella se convirtió en su mano derecha, pues hacía retoques, los shootings, capturaba imágenes, revelaba fotos, hacía trabajos de iluminación, ente muchas otras cosas, todo à la old school, sin procesos digitales. Hasta que un buen día, Danny se sintió segura de salir sola al ruedo. 

Gracias a Groupon consiguió sus primeros trabajos como retratista y fue así como conoció a Gina Ortega, creadora de High On Fashion, un blog muy popular en México sobre moda. Ella invitó a Danny a participar en su proyecto, lo cual la atrajo de inmediato, pues le encanta todo el ámbito de la moda, el diseño y los retratos, más urbanos y menos clavado que un shooting propio de la industria. 

"Conocer a Gina me abrió los ojos al mundo de los blogueros, el cual no era tan enorme como lo es ahora. Asimismo, conocí a mucha gente del medio y aprendí cómo hacer fotografía para este medio. Eso lo realizaba a la par con trabajos para revistas como Fernanda e InStyle México, con quienes realizaba street style y backstages de la Fashion Week, por ejemplo; también viajaba mucho a Nueva York. Fue durante ese tiempo cuando comencé a ser mejor conocida como Danny Foto

Toda esta cercanía con personalidades del medio digital la hizo aventarse de nueva cuenta a terrenos desconocidos para ella y abrió su propio blog. Primero dedicó este espacio a otros fotógrafos para después enfocarlo en personas creativas que conocía gracias a su labor. Cantantes, artistas plásticos, diseñadores, este espacio se convirtió en una ventana de personas dedicadas a la creatividad, al cual se complementaba con fotografías de ella con la que ilustraba sus textos. 

"Así fue como entrevisté a muchas personas que en ese entonces eran desconocidos en el mundo de la moda, por ejemplo y hoy son personajes muy reconocidos en esta industria. Fue así como poco a poco las visitas a mi sitio comenzaron a subir hasta que conseguí mis primeros contratos con marcas nacionales e internacionales, con quienes hacíamos mini editoriales dentro de mi sitio", recuerda la fotógrafa. 

Tiempo después el destino la lleva a residir en los Estados Unidos, en donde tuvo que comenzar desde cero, pues en donde residió en primer lugar, Virginia, no conocía a nadie y, por ende, no había a quien entrevistar. Fue entonces que un amigo suyo le recomendó tomarse fotos a ella misma y publicarlas en su blog. "¿Pero quién querría verme a mi?", pensó Danny en ese momento. Pues al parecer mucha gente, pues fue con sus fotos con las que las visitas y el tráfico de su sitio se incrementaron aún más. 

"Jamás me he considerado una bloger, comencé como un ejercicio hacia mi persona para no volverme loca y durante dos años me dedique a crear contenido para mi sitio. De repente me contactan marcas de Inglaterra y de Estados Unidos, así como comienzo a conocer a más personas gracias a mi trabajo, como diseñadores, quienes me daban chamba, pero como no me puedo quedar quieta en un sólo lugar y a donde va el marido, voy yo, nos mudamos de nuevo. Así fue como llegué a Atlanta hace poco más de un año", señala Hernández

Y fue justo en ese momento cuando se enteró que comenzaría una nueva aventura, esta vez acompañada de su marido, pues a los pocos meses de haberse mudado, supo que esperaba a su primer bebe. "Todo pasa por algo", menciona Danny, por lo que decide tomarse un año sabático para disfrutar de su embarazo y de su pequeña, quien al día de hoy ya da sus primeros pasos y está lista para recorrer el mundo. Tal y como lo hizo su madre hace no mucho tiempo. 

Y si, por como le pide ayuda a su mamá intuyo que su hija quiere correr cuando apenas ha aprendido a caminar. Esa es la señal que necesito para saber que tengo todo lo necesario (y de sobra) para escribir estas líneas que no he hacen (ni harán) justicia a una creativa del nivel de Danny Foto. Tan sólo basta con visitar su sitio web para darse cuenta que le apasiona lo que hace y, por ende, lo hace muy bien. Por ello no es nada raro saber que las marcas la buscan, la gente la busca y el éxito la sigue a donde sea que vaya.


Creditos de fotos: dannyfoto.com.

0 comentarios:

Post a Comment