La importancia de llamarse Coco


Por Israel Zepeda.


El 27 de octubre del año en curso, una nueva cinta de Pixar, llamada simplemente Coco, se estrenó en cines Mexicanos. Al ser ésta la empresa que la produce en su totalidad, todos como público sabemos que podemos esperar un producto con calidad, de forma como de fondo, pues la casa productora no realiza ninguna cinta si ésta no cuenta con una historia que de verdad valga la pena ser contada. Y para pruebas, tenemos a The Incrédibles, Wall-E, Brave y, por supuesto, la trilogía con la que comenzó la leyenda de este estudio en el séptimo arte, Toy Story. Pero su más reciente producción ofrece algo más que una buena historia e animaciones increíbles, pues su trama se encuentra enfocada en una de las tradiciones más arraigadas y queridas de nuestra cultura mexicana, el Día de Muertos. Esto alegró a muchos y aterró a otros, pues la sola idea de que Disney / Pixar se adueñaran de una fiesta 100 por ciento mexicana indignó a gran parte de la población, lo cual hizo que se modificaran algunas partes del filme durante su proceso de producción. Ésta, entre otras historias, son algunos puntos que queremos compartir hoy, pues la cinta y el fenómeno que genera en este momento en nuestro país, merece ser comentado en este blog. 


Fue en el año 2010 cuando el director Lee Unkrich presentó una idea primigenia de la historia a los ejecutivos de Pixar, justo cuando su primer película como director con el estudio, Toy Story 3, había sido estrenada. Desde entonces, el equipo de producción comenzó a realizar viajes a México para familiarizarse con el folklore, la cultura y todo lo relacionado con el Día de Muertos. "Había visto artes de las calaveras en diversas expresiones artísticas folklóricas, siempre sobre la yuxtaposición del los esqueletos con colores brillantes y festivos, los cuales capturaron mi imaginación. Esto me colocó en un maravilloso viaje de descubrimiento. Y entre más aprendía sobre el Día de Muertos, más me emocionaba profundamente", describió Unkrich para Disney Insider durante el 2015. 



Si bien la animación comenzó a realizarse en abril del 2016, la historia tomó varios años en tenerse concretada. Adrián Molina, guionista y artista de storyboards que trabaja en Pixar desde el 2007, formó parte del equipo de escritores de Coco y, el año pasado, fue promovido como co-director de la cinta. Como miembro de una familia méxico-americana, su cercanía con las tradiciones de sus padres fue indispensable durante el proceso de definición de los personajes y la trama, misma razón por la que se sentó al lado del director y otorgó insights específicos que le brindaron mayor naturalidad a la trama. 

Disney es una empresa que cuida sus propiedades intelectuales y sus licencias, por lo que no hubo nada de raro en el que la empresa quisiera registrar "Día de los Muertos" (nombre original de la historia) para aplicarla en acciones de mercadotecnia y publicidad. Pero este hecho fue criticado por las comunidades mexico-americanas en los Estados Unidos, al mismo tiempo que generó diversas notas en medios nacionales, al acusar a la empresa de querer adueñarse de una fiesta mexicana. 

Una de las mayores críticas que recibió Disney fue la del caricaturista Lalo Alcaraz, quien dibujó un Mickey Mouse gigante, cual Godzilla, con un slogan que decía "Se avecina para registrar tu cultura". A él se le sumaron más de 21 mil personas, quienes a través de la plataforma Change.org, le exigieron a la empresa a que desistiera de sus esfuerzos por apropiarse y explotar culturas ajenas. 

Esto llevó a la productora a desistir de sus esfuerzos por registrarla bajo ese nombre, de acuerdo con lo publicado por CNN en noviembre del 2015. "Nuestra intención sólo fue la de proteger nuestro trabajo y actividades", contestó de forma oficial Disney a través de un comunicado durante el 2015, en donde también dejaba en claro que cambiaría el nombre de la producción para evitar problemas. Asimismo, Pixar contrató a Alcaraz como consultor de la cinta, al cual se le unió al dramaturgo Octavio Solis y al ex CEO del Mexican Heritage Corp, Marcela Davidson Aviles, quienes colaborarían como un grupo de consultores culturales. 


El equipo de animación tampoco tuvo una tarea fácil al momento de hacer su trabajo, pues encontraron que animar calaveras no era tan sencillo como parecía. Acostumbrados a darle vida a seres con masa muscular, tuvieron que modificar la forma en la que estos seres se movían, comparados con sus contrapartes "vivas". Pero esto no atrasó el tiempo de entrega, afortunadamente, pues la película tenía planeado su estreno global en uno de los festivales de cine más importantes de México y del mundo, el Festival Internacional de Cine de Morelia, realizado en octubre del año en curso. 

Como toda cinta, ésta debe contar con un plan de mercadotecnia y publicidad, por lo que dos días antes del estreno de la cinta La Bella y la Bestia, el primer trailer fue liberado bajo el nombre de "Coco". ¿Qué tiene que ver este nombre con una tradición mexicana de tantos años? Nada. Y, al mismo tiempo, todo. Pero este texto no es para regalarles trama ni publicar spoilers. ¿Quieren saber qué las relaciona? Vean la película. Sólo me permito decirles que el director y los ejecutivos de Pixar no pudieron encontrar un mejor título para su más reciente producción.


Coco se estrenó en todo México el 27 de octubre de este año y ha roto todos los récords de taquilla desde entonces. Más de 4 millones de personas la han visto en salas mexicanas, lo cual significa el mejor estreno de una cinta animada en nuestro país durante temporada baja. A poco más de una semana de haber sido lanzada, su racha continúa. Más allá de los millones de pesos invertidos en su publicidad, el boca en boca ha hecho que todo México quiera verla. 

Y es que no sólo la historia vale la pena; el score musical, creado por Michael Giacchinose suma a una dirección de arte simplemente exquisita, pues al igual que la historia, está basada al 100 por ciento en nuestra cultura, valores y estética, sin modificar detalle a favor del público global. Es fácil identificar diseños del México colonial, como el Palacio de Correos de México, el Palacio de Bellas Artes, varios callejones del centro, los panteones en Mixquic, la plaza del pueblo en Morelia, entre muchos otros lugares y objetos que nos representan, desde elotes, piñatas y papel picado; el trabajo de doblaje, en el cual encontramos a consagrados del cine mexicano, como Angélica María, Gael García Bernal, Alfonso Arau, Héctor Bonilla, así como a César Costa, Víctor Trujillo, Andrés Bustamante, incluso Eugenia LeónElena Poniatowska y Alex Loraentre muchos otros.


Gracias a la suma de todo esto, el mensaje de la misma que trata sobre la aceptación de la muerte y la importancia de la familia queda enmarcado de forma magistral en una producción colorida, entretenida y con tanto corazón que parece un poema de amor hacia nuestras mismísimas raíces y, por ende, a nosotros mismos. Y ahora, gracias a la magia de Pixar, a partir del 27 de noviembre, cuando se estrene en Estados Unidos y el resto del mundo, todos entenderán las razones por las que el Día de Muertos es una evento tan importante para nosotros y, aunque pase el tiempo y las costumbres cambien, éste es un suceso que jamás cambiará. Jamás cambiaremos ni modificaremos. Y me despido, pues voy a verla una vez más. 


Crédito de fotos: Disney.com, Cine PREMIERE, Pinterest.com, Pixar.com 


0 comentarios:

Post a Comment