Producer's Log: Under Pressure



Por Israel Zepeda


Michael Phelps es una leyenda. No sólo es uno de los más grandes nadadores que ha dado la maquinaria deportiva norteamericana, sino que es la persona con más medallas olímpicas en la historia de la humanidad, con un total de 28 metales postrados en algún lugar de su casa. A sus 33 años lo ha tenido todo, fama, fortuna, éxito, contratos millonarios, pero sobre todo es una inspiración para millones de niños y adolescentes quienes a través de los medios de comunicación atestiguaron todas sus hazañas en cada una de las justas deportivas en las que se coronó como uno de los mejores deportistas en toda la historia. Y no hace mucho tiempo, LDMX tuvo el honor de recibirlo en la Ciudad de México para la apertura de la tienda Under Armour en Antara Fashion Hall, en Polanco
El calendario de la firma de producción tenía como fecha clave el 10 de diciembre. Éste sería nuestro último evento del año, por lo que habría que hacerlo no sólo bien, sino en grande. No sólo por la presencia de uno de los más grandes deportistas de todos los tiempos. 

Como siempre, la pre producción comenzó meses antes, por lo que el equipo tuvo que dividirse entre los preparativos para Master Moi - a realizarse los primeros días de diciembre - y la apertura de la ya mencionada tienda en Polanco. 



Durante las reuniones creativas organizadas para dicha acción se propusieron muchísimas ideas, propuestas y conceptos, todos comandados por la productora en turno, María José Cervantes, mejor conocida entre nosotros como Majo. Desde que sus llamadas e insistencia lograron la tan ansiada cita con los representantes de la marca, puso a trabajar a toda la maquinaria de la firma de producción para tener todo bajo control. Ni bien había pasado una semana del sismo del 19 de septiembre cuando parte del equipo, aún conmocionado por los sucesos, acudimos a scouting a Antara para tomar medidas, fotografías, tramitar permisos, buscar los accesos... Fueron tres meses de coordinación, planeación y mucha comunicación entre el equipo, el cliente y la plaza. 




¿Qué ocurrió después? La ley de Murphy puede explicarlo de una manera muy sencilla. "Si algo puede salir mal, entonces saldrá mal". Y en estos caminos de la producción sabemos que son muchas las cosas que pueden salir mal. Y una detona otra y otra. Y así, hasta que el evento se sale de control y no hay manera de detener esa inmensa bola de nieve. 

Recibimos cambios de planes de último segundo. Pero de último segundo. Peticiones extras que teníamos que resolver en ese momento. Sumado a ello, el evento se adelantó una hora. Y el invitado especial llegó al lugar con 30 minutos de anticipación. Para lograr todo en tiempos y formas correctas, contamos con todo el apoyo de Antara, así como la dirección de nuestra productora para reaccionar correctamente. 

Entonces escuchamos por radio que nuestro invitado especial entraba por las puertas de servicio. Su tiempo estimado de llegada era minuto y medio. Escoltado por su propia gente de seguridad, managers y un par de conocidos. Ante él, el techo de más de dos metros parecía no ser tan alto, sobre todo cuando tuvo que agacharse para que su cabeza no chocara con un par de pipas y protecciones eléctricas. Y mientras entraba por la puerta trasera, esbozó una sonrisa y saludó a todos con un "good evening, everyone"... 



Así, por la puerta de mantenimiento, recibíamos a uno de los más grandes atletas en el ámbito global. Con toda la humildad y sencillez, agradeció la presencia de todos los asistentes y, después de hablar y compartir algunas anécdotas, saludó a todos y cada uno de los niños presentes, mientras les firmaba pósters, gorras y camisas. Siempre con una sonrisa, siempre agradecido con su gente, con su público, con quienes lo recibieron tan efusivamente. 

Tan sólo con ver la emoción y la felicidad de los niños al salir del lugar sabíamos que todo había valido la pena. 



Finalmente, Phelps cortó el "listón" y se retiró, lo cual significaba que el resto de la noche era cuesta abajo. Cercana a la media noche, el evento terminó y se acercaba la hora de coordinar la limpieza y desmontaje lo más rápido posible pues esas noches ya vaticinaban algunos ventarrones fríos. A pesar de los adelantos y cambios de último segundo, no podemos más que describir esta acción como una ejecución de logística perfecta, a cargo de nuestra productora Majo. Y agradecemos a Antara por todo el apoyo recibido para la producción de este evento. 

0 comentarios:

Post a Comment