Perfect Symmetry


Por Israel Zepeda

La música en sí misma es una herramienta poderosa que no sólo mueve a las masas, sino que apela a las emociones. Por ello, el simple hecho de escuchar una melodía es una de las mejores experiencias que el ser humano pueda tener. Ahora, súmenle a ellas un concepto visual que respete o mantenga el hilo conductor de la melodía, entonces tendremos como resultado una oferta total y absolutamente abrumadora. Al día de hoy, no concebimos un concierto sin que una pantalla de varios metros de largo por otros metros de alto escolten a nuestros artistas favoritos, pues ya son parte infaltable del atractivo de una presentación en vivo. Pero vayamos un poco atrás, más atrás, cuando la fotografía y la música ya habían iniciado su romance y, como en toda relación, llegó alguien a incrustar una pasión necesaria a esta pareja, no sólo con sus bonitas y monocromáticas fotos, sino que sus propuestas fueron más allá de ser meras portadas de discos, sino que cambiaron por completo el panorama musical para más de una agrupación. Por supuesto que nos referimos al maestro Anton Corbijn
Anton Johannes Gerrit Corbijn van Willenswaard nació un 20 de mayo de 1955 en los Paises Bajos y es mundialmente conocido por ser el fotógrafo de diversas agrupaciones, como Depeche Mode, U2, Metallica, The Killers, Simple Minds, Coldplay, entre muchas otras, a quienes también les ha dirigido videos musicales e, incluso, funge actualmente como su director artístico, como lo hizo en la más reciente gira de Depeche Mode. Esto significa que él es el responsable de todos los elementos visuales que vemos en las pantallas durante los conciertos, así como también es el encargado de que el diseño del escenario y su desempeño durante el espectáculo sea funcional, tanto para la banda como para el público. 




Corbijn inició su carrera como fotógrafo durante durante 1972, pero comenzó a tomar fotos de músicos cuando miró a la banda Herman Brood & His Wild Romance tocar en un café. Estas fotos ayudaron a la banda a ser más famosas y a él a tener mayor exposición como fotógrafo. 

A partir de entonces, la revista New Musical Express (NME) utilizó sus fotografías con mayor frecuencia, incluso le pedían que tomara las fotos de portada para varios números. En una de esas ocasiones tuvo la oportunidad de fotografiar a David Bowie en el backstage de El Hombre Elefante. Con ello, su estilo de tomar fotos en blanco y negro se hizo muy famoso, pero en mayo de 1989 comenzó a experimentar con el color a través de filtros. 



Ha colaborado con varias personalidades, entre los que destacan  Bob Dylan, Joy Division, Depeche Mode, Tom Waits, Bruce Springsteen, Prāta Vētra, Peter Hammill, Miles Davis, Björk, Captain Beefheart, Kim Wilde, Marc Almond, Robert De Niro, Stephen Hawking, Elvis Costello, Siouxsie and the Banshees, Morrissey, Peter Murphy, Simple Minds, Clint Eastwood, The Cramps, Roxette, Herbert Grönemeyer, Annie LennoxEurythmics, entre muchos otros, pero es su trabajo con la banda irlandesa U2 la que quizás sea la más popular, pues además de incluir la producción fotográfica de la primer gira norteamericana de la agrupación, también incluye el haber sido artífice de los artes de discos como The Josua Tree y el Achtung Baby; además, ha sido el director de diversos videos musicales del cuarteto. De hecho, durante la más reciente visita de U2 a la Ciudad de México, se vio a Corbijn en la azotea de un edificio a un costado de Reforma mientras comandaba a la banda para el que, supuestamente, sería el video oficial de uno de sus más recientes sencillos, Get Out Of Your Own Way

Si bien ha dedicado su vida y talento a la música, también ha incursionado en el séptimo arte. Entre sus películas podemos encontrar valiosas piezas como Control, cinta que relata la trágica historia de Ian Curtis, vocalista y líder de la banda Joy Division; Linear, un rockumental especialmente creado para el lanzamiento del disco No Line On The Horizon de U2 y The American, un drama situado en Europa en donde Corbijn dirige a un asesino norteamericano, interpretado por George Clooney, quien en vísperas de retirarse debe realizar un último y mortal trabajo. 

Aunque el señor prefiere la quietud y la tranquilidad de un set, su trabajo emociona a millones de personas en todo el mundo. Debido a ello, varios libros han sido editados en su honor, tanto biográficos como fotográficos; algunos impresionantes como el U2 &  I, en donde cada página es una historia en imágenes de su labor como retratista casi oficial de la banda durante más de 20 años. Y, como mencionamos anteriormente, su visión y estilo en todos y cada uno de los visuales que disfrutamos durante la más reciente visita de Depeche Mode a la CDMX era, además de contar con su obvia manufactura, resultó exquisita. 

La inspiración de Corbijn es palpable en más de un fotógrafo que se dedica a hacer eterno el arte musical. Si el Rock & Roll genera leyendas, Anton Corbijn es quien les toma la foto que será enmarcada y expuesta por los siglos de los siglos en el Salón de la Fama. Si hasta los políticos y reyes quieren ser retratados por él, imagen a los simples mortales que, inspirados en su trabajo, buscan esa oportunidad para continuar con tan bonita y necesaria tradición visual. 

Fuentes: AntonCorbijn.com, Wikipedia, U2 & I.

Créditos de foto: World Press Photo, The Talks, Coub, +ROCK

0 comentarios:

Post a Comment