Lo padre de ser un papá productor.



Por Brenda García.

Para un hombre, tener un hijo es acudir a un llamado que puede o no ser tomado tras un proceso meramente biológico, pero tomar la postura de ser padre desde su deseo por serlo, es en muchos sentidos formar parte de manera trascendental en el desarrollo de un nuevo ser humano. LDMX nació de la evolución de la empresa que Baltazar García desarrolló durante mucho tiempo y que creció gracias a la intervención de sus hijos, Ana Paola y Joaco García, en conjunto con la experiencia en la producción de eventos de Salvador Patiño. Baltita -como lo llamamos todos- reconoce que para él la paternidad es la libertad de dejar a los hijos desarrollarse en lo que decidan, apoyándolos siempre como un buen amigo que esta siempre detrás de ellos con cuidado y respeto hacia sus decisiones individuales y aunque tal vez no lo reconozca tan fácilmente, la evidencia de su ejemplo en el compromiso con su trabajo es muy clara. 


Para él, la paternidad ha sido algo muy divertido por que no hizo propia la idea del padre estricto y rígido, sino que formó su propio estilo de paternidad, amistoso y cercano. Hoy sus hijos son grandes productores y es inevitable reconocer la marca de responsabilidad, disponibilidad y compromiso que tienen gracias a la paternidad de Baltita.



Es sabido que la exigencia de la vida diaria limita y frustra la convivencia de las familias actualmente, pero teniendo un trabajo tan demandante y peculiar como el relacionado con la producción, ese tiempo que queda para estar, convivir y participar en el desarrollo de sus hijos hace que para Sergio Contreras, Fabs, Irwin Miranda, Israel Zepeda y Waco, sea mucho más valioso y explote en su totalidad su capacidad de alargar las horas, manifestar su amor y dar el ejemplo que cada uno tiene considerado para sus hijos.


Es conmovedor la forma en la que estos hombres que día a día realizan un trabajo realmente pesado, con jornadas impredecibles, grandes equipos y proyectos de alto impacto, al hablar de su experiencia como padres dejan emerger su lado protector y tierno en el que viven los seres a los que les han dado la vida y que, gracias al apoyo de familiares y las madres de sus hijos, pueden conjugar la pasión de producir con la vivencia de calidad con sus hijos.


Administrar el tiempo, tener mucha comunicación con sus hijos y encontrar la fórmula perfecta para aprovechar su compañía y esforzarse para ser mejores padres es la necesidad personal más fuerte que reflejan estos hombres que disfrutan de enseñar a sus hijos las cosas que ellos mismos han aprendido a lo largo de su experiencia laboral, resultando una situación bastante rica y valiosa ya que de las dificultades que conlleva la producción obtienen herramientas que aplican en su vida personal y su paternidad.


Sabemos que los hijos de los papás que trabajan en las producciones de LDMX tienen grandes maestros de vida, que crecerán con un ejemplo de compromiso y responsabilidad bastante peculiar, pero sobre todo que viven en el corazón de sus padres que trabajan arduamente con el amor que les tienen como su mayor motivación. Felicidades siempre a estos papás súper creativos.



No olvides ver el video que hicimos con la participación de los padres que trabajan y colaboran con LDMX, para conocer un poco más de esta faceta de sus vidas.


Créditos de foto: Irwin Miranda, Joaquín García, Fabián Cardona, Israel Zepeda, Waco.

0 comentarios:

Post a Comment