Show para todos



Por Israel Zepeda

Si algo he aprendido en mis años en este mundo de la producción, es que es un trabajo duro y que alguien debe hacerlo. Es una labor tan completa como agotadora, tanto física como mentalmente. Incluso emocionalmente. Dirían los productores que "se nos va la vida en cada evento. La recuperamos un par de horas cuando terminamos uno, armamos nuestra vida en las pocas horas que tenemos libres para volver a invertirla una vez más". Si algo he aprendido en los años que tengo en esta industria, primero como espectador y después ya dentro de la misma, es que la producción es una profesión muy noble que le da la oportunidad a quien cree que puede y al que muestra que en verdad puede. No sólo por cumplir con los objetivos, tanto en lo económico como en lo práctico, sino también con ese pequeño elemento llamado lealtad. Pues las empresas van y vienen, pero las personas valiosas se cuentan con los dedos de una mano. Tal y como ocurre con la señorita Nancy Mayela Vargas Hernández, mejor conocida en nuestro ámbito simplemente como Maye

Nacida en Pachuca, Hidalgo, pero criada en el Estado de México, Maye siempre fue una apasionada del turismo, por lo que decidió entregarle varios años de su vida estudiantil para licenciarse en el rubro en el Instituto Politécnico Nacional. Una vez que se recibió como tal, al buscar un curso en internet para prepararse aún más sobre su carrera, encontró un aviso que le llamó la atención. Una agencia de eventos buscaba una trainee de producción. Ella no era ajena a este tipo de esfuerzos, pues durante algunos años que estudió canto se involucró en la realización de conciertos y recitales. Entonces aplicó, la llamaron y desde entonces jamás ha ejercido su carrera en forma, pues se enamoró de la industria. 

"La agencia era Macllam Producciones, en la cual laboré durante cuatro años y medio. Fue en esa empresa en donde aprendí sobre la realización de shows, performances, todo lo que tuviera que ver con talento artístico, activaciones y eventos corporativos. Fue ahí donde conocí a muchos de mis contactos que mantengo hasta el día de hoy. Uno de ellos - y uno de los más queridos - es Salvador Patiño, con quien trabajé mucho durante mis años en esta agencia", indica Maye

Llegado el momento, decidió que era tiempo de emprender un nuevo camino profesional. Con la experiencia obtenida y con nada más que las ganas de crecer, dio las gracias a Macllam y se emplea en otra empresa de la cual no recuerda el nombre pues no duró ni dos semanas. La razón de esto fue debido a que se dio cuenta que, para crecer, tendría que emprender por su cuenta. Por ello creó su propia empresa, su propia agencia, Wow Show, de la cual es directora general. "Hago todo tipo de shows, performances, talento artístico, activaciones, eventos corporativos, todo lo que tenga que ver con BTL, todo lo que hacía en Macllam lo hacemos ahora. Bailarines, actores circenses, acróbatas… me he dado cuenta que ya no se les da la importancia que merecen y quiero rescatar eso", señala la ahora directora general. 

Maye señala que es gracioso que cuando uno decide que es momento de emprender, de aventarse al mundo sin la guía o apoyo de alguien más que de las ordenes, mucha gente gusta opinar sobre lo difícil que la va atener, de lo imposible que será que las cosas sucedan, de lo complicado que es el mundo para una mujer sola. Pero ella no sólo tenía las ganas y el empuje, sino también el apoyo de personas que la apoyaron desde el primer momento en el que decide hacer las cosas por su cuenta. 



"Contacté a todas las personas que desde mi inicio en este negocio confiaron en mi y que me involucraron en sus proyectos, por lo que comencé muy rápido a hacer eventos por todos lados. Uno de ellos fue Patiño, quien me dijo que no le importaba el color de mi uniforme, que él valoraba el trabajo bien hecho y que siempre podía contar con él. Sus palabras fueron de mucho valor para mi y las agradezco mucho", indica. 

En el poco tiempo que tiene como independiente ha tenido muchísimo trabajo, mismo que la ha llevado a recorrer todos los estados de la república, cosa que agradece pues le encanta viajar. Por ello cuando algún evento o espectáculo requiere una gira o éste se realiza fuera de la CDMX, le llena de orgullo brindar talento que será disfrutado por público del interior del país, no sólo en la capital. Por ejemplo, le es muy especial cuando algún cliente le pide un show prehispánico para presentarlo frente a representantes de otras naciones. "He colaborado con prácticamente todos los desfiles y carnavales de México; el de Mazatlán, Veracrúz, Colima, Aguas Calientes, para empresas regionales o de alcance nacional. Asimismo, también participo en activaciones de marca que salen de tour. Como ya mencioné con anterioridad, me encanta viajar", asegura Maye

Su mundo está lleno de glamour, de música, de vestimentas brillantes y mucha brillantina. Y, por obvias razones, el 90 por ciento de las veces involucra más talento femenino que masculino, no por una petición expresa de un cliente, sino por que el show así lo requiere. Esto le ha enseñado mucho acerca del poco respeto que existe para los artistas, quienes deben sonreír todo el tiempo aunque hayan sido víctimas de acoso, miradas lascivas, toqueteos inapropiados, incluso peticiones que están fuera de todo profesionalismo. 

"Las chicas que se dedican al showbusiness, a la edecaneada, al modelaje, les gusta su trabajo, por lo que merecen respeto y un trato digno. No me agrada en absoluto cuando el cliente quiere que las mujeres funcionen como un pedazo de carne para llamar la atención. Puedes resaltar la belleza de una mujer guapa con otro tipo de herramientas que no sean vestuarios diminutos o denigrantes. Tampoco estoy de acuerdo con que se elimine el uso de edecanes en las expos, pues la mayoría del tiempo realizan labores de venta de manera sobresaliente. Como industria tenemos que encontrar una forma en la que la imagen que brindan las chicas ayude y funcione a que todos nuestros esfuerzos sumen en conjunto y que ninguno invite al conflicto. De igual manera, debemos eliminar el prejuicio de que una mujer no puede hacer este trabajo, ya que he vivido discriminación muchas veces debido a que soy mujer y algunos clientes no me creen capaz de hacerme cargo de un proyecto. Pero hay pocas cosas tan reconfortantes como mostrarles con hechos, no palabras, que soy tan capaz como cualquier hombre y quizás más", dice orgullosa la directora general. 

Para Wow Show el futuro está claro. A corto plazo su directora estima colaborar con diversas agencias para generar grandes eventos. Además de colaborar frecuentemente con la firma de producción LDMX, también trabaja con Avanna, Win Group, ifahto, entre muchas más. Para ello se rodea de personas quienes creen en su trabajo y con quienes ha formado un equipo sólido cuya misión es simple, llevar espectáculo y sonrisas a todos lados.



"Soy turistóloga de profesion y administradora en proceso, pero mi pasión son los eventos la vivo al 100 por ciento. Me encanta buscar nuevos proyectos, nuevos shows, realmente no me veo en otra cosa que no tenga que ver con esta industria. Es un trabajo muy noble en el cual conoces a mucha gente valiosa, inspiradora, te relacionas con personas que admiras y te ayudan a superarte día con día. Tengo la fortuna de dedicarme a lo que me apasiona y ojalá todos pudieran decir lo mismo" finaliza Maye

0 comentarios:

Post a Comment