Creación total



Por Israel Zepeda.

Existen muchas teorías sobre cómo se creó el universo. Entre las más populares, está la teoría sobre el big bang, un encuentro de fuerzas opuestas tan potente que generó reacciones tan poderosas con las que fueron creadas galaxias enteras, llenas de estrellas, planetas y un sinfín de objetos celestes; otra leyenda nos dice que un buen día, un ser todo poderoso decidió que había que poblar la gran nada, por lo que dijo "hágase la luz" y, en cuestión de seis días, creó todo lo existente (el séptimo se dedicó a descansar, después de tanta faena). Así pues, tenemos dos conceptos de lo que es el crear. Por un lado, tenemos la suma de varios elementos que, al obedecer las leyes de la acción y la reacción, crean un caos ordenado que termina por tener orden, lógica y es totalmente funcional, pero que necesita muchísimos años para terminar; por el otro, está la creencia de que una sola persona es capaz de hacerlo todo, casi como por arte de magia y, tan eficaz, que al final se da el lujo de tirar un poquito de flojera. Al final del día, quien se dedica a la producción sabe que, a) no es magia, pero a veces el productor debe aparecer conejos de los sombreros; y b) que sólo, ante la inmensidad de cualquier proyecto, es imposible salir bien librado, por lo que debe rodearse de personas de confianza y capaces de hacer que las cosas sucedan. Esa es Cero < Cien.



Este esfuerzo con apenas seis meses de existencia está comandado por dos de las personas con mayor experiencia, conocimiento y "tablas" en este mundo de la producción, Jorge Narvaez (mejor conocido como Barbas) y Marco Vega (también conocido como... Marco). Ambos se conocieron en la universidad hace muchos años, pero siempre estuvieron involucrados en proyectos que tenían que ver con producción de una forma u otra. "Yo me hacía cargo de varias fiestas y graduaciones de mi universidad, desde entonces me gustaba esto de organizar cosas, pagar proveedores. Mi primer carrera es ser laboratorista, fotógrafo, prensa; después soy licenciado en comunicación. Pero desde que me metí a organizar todo tipo de eventos, supe que mi profesión es ser productor", señala Narvaez, quien tenía que hacer su servicio social como parte de los trámites para titularse. Por ello, buscó una empresa que no sólo le ayudara con esta meta, sino que se enfocara a aquello que le apasionaba. Fue así como encontró una agencia de eventos que recientemente se había mudado a unas nuevas oficinas en la colonia Anzures, ifahto



Por su parte, Vega indica que él, al salir de la universidad, consiguió colocarse como becario en Radio IMER, para después obtener un puesto como asistente de producción, lo cual le hizo estar a cargo de un programa radial cada domingo. Pero con cada sexenio llegan cambios, por lo que aceptó la invitación de Narvaez para trabajar en una agencia productora en la que trabajaba hace tiempo. "Recuerdo que mi primer evento fue para la serie de Mujeres Asesinas, de Televisa. A partir de ahí y gracias a que les gustó mi forma de trabajo, me quedé muchos años. Entré como asistente, luego subí a productor Jr; cuando llegó la oportunidad de hacer eventos para marcas como Louis Vuitton, Prada, entre otras, fue cuando por fin obtuve el puesto de productor Senior", señala Vega

Ambos coinciden que no serían lo que son ahora de no ser por todo lo que aprendieron en la que ahora es una agencia de comunicación integral. En ella no sólo encontraron grandes maestros que les abrieron las puertas de proyectos inmensos y experiencias únicas, sino valiosas personas que, al día de hoy, forman parte indispensable de sus vidas. Pero como todo inicio tiene un final, la etapa de ambos en ifahto llegó a su fin. "Después de poco más de 11 años de mucho trabajo y grandes aprendizajes, decido salirme para tomarme un año y medio de vacaciones, relajarme y pensar un poco en las enormes posibilidades que el futuro tenía para mi. Llegado el momento, tomo el teléfono y contacto a Marco para planearle la posibilidad de hacer algo en conjunto. Ahí fue cuando sembramos la semilla de lo que hoy es Cero < Cien", indica Barbas

Para Marco, su salida de ifahto fue parte importantísima de su crecimiento natural como productor. "Esa fue la mejor escuela de producción que yo pude tener. Desde que entré, contaba con un pull de productores increíbles, a quienes veía desde abajo con verdadera admiración, pues me enseñaron a hacer cosas bien, a tener paciencia y el colmillo necesario para hacer negocios y hacerla en grande en esta industria. Quien hoy soy se lo debo en gran parte a esa gran empresa", señala Vega, quien también comanda Central de Eventos, otra empresa que encabeza el productor y que está enfocada en marcas de lujo. 



Al tener experiencia en este ramo y saber todo lo relacionado a procesos de trabajo, forma, fondo y al tener los contactos con los clientes, ambos decidieron iniciar un camino en conjunto con una misión en común, ofrecer servicios de display y escenografía. Pero al ser expertos en correr cabinas y producir eventos, casi sin quererlo su abanico de servicios se amplió a petición expresa de los mismos clientes. De esta forma no sólo funcionan como agencia creativa, sino también cuentan con taller propio en donde construir sus diseños y producirlo de principio a fin. De cero a cien. 

Ante dos de los productores más capaces en México, uno pensaría que tienen todo para hacerla en grande. Pues no conformes con tener prestigio, buscaron aliarse con otros profesionales que formaran parte de su equipo como aliados estratégicos. Los primeros fueron la dupla formada por Alejandra Ramírez y Alejandro Ruiz, mejor conocidos como ar2 imagineers, uno de los mejores despachos de diseño industrial en México. Asimismo, Salvador Patiño, managing partner de LDMX, también se suma a este ensamble para aportar su talento en la planeación y realización de eventos. 

"Jamás dejaremos de crear, de hacer cosas. Nos morimos si nos quedamos detrás de escritorios, papeles, teclados y pantallas. Nos gusta el rush, el estrés, no por que tengamos quien nos haga la chamba vamos a dejar de ensuciarnos las manos, de cargas los tablones, de involucrarnos en todo. Así es como nos gusta trabajar, no sólo firmamos los cheques o conseguimos las cuentas, también estamos con nuestra gente, pintamos, cortamos, lijamos, cargamos, descargamos, clavamos, etc... Esa pasión por producir es la que nos ha hecho tener más de 30 eventos en apenas seis meses y esto apenas empieza", finaliza Vega. 

A pregunta expresa sobre cuál sería el puesto de ambos dentro de la agencia, después de un silencio penumbral y unas risas nerviosas, ambos concuerdan en que el título que ambos pudieran o no tener en su propia empresa es lo de menos. Los proveedores ya los conocen, los clientes también, su reputación y talento los precede. Ese es el mejor título que cualquier persona, en cualquier empleo, podría tener. "Pero si a esas vamos, entonces nuestro puesto es a cargo de estar a cargo", menciona finalmente y entre risas Narvaez


0 comentarios:

Post a Comment