Amores perros



Por Israel Zepeda.

El mejor amigo del hombre, aquél cuya felicidad es totalmente relativa a la velocidad que menea su cola de un lado a otro, ese que brinca de emoción cada vez que te ve llegar por las noches y que sufre cuando te ve partir por las mañanas. Esos cuadrúpedos a quien no le importa que tu ropa esté perfectamente lavada o planchada, que siempre dejará varios de sus pelos en tus prendas o en los asientos de tu coche y nunca pasa desapercibido cuando se trata de ladrarle a un gato, a una ardilla o al señor que a fuerzas quiere limpiarte el parabrisas. Ellos nos cuidan, nos acompañan y nos llenan de húmedo cariño a la primera oportunidad. Por ello, quien pueda entenderlos, quien logre dominar su psique al nivel de entrenarlos para obedecer desde la orden más sencilla hasta el truco más complejo, es un ser humano que está un paso más cerca de la iluminación astral. En LDMX conocemos en carne propia el valor y la responsabilidad que conlleva tener una mascota, cuidarla, procurarla y hacerla parte de la familia. Nos sentimos orgullosos de ser 100 por ciento pet friendly y más ahora que contamos con un miembro del equipo que no se conformó con cuidar y amar a sus mascotas, sino que se profesionalizó para entrenarlos, de manera que es nuestro gurú canino, además de ser nuestro diseñador industrial, Adolfo Hernández


Aunque cuando Hernández tuvo que decidirse por una carrera universitaria, su elección dista mucho de lo que terminó por cursar en la Universidad del Valle de México de Lomas Verdes. "Inicié mis años de universidad como estudiante de medicina. En la secundaria y prepa tomé cursos de primeros auxilios y eso me gustó mucho, por lo que ingresé a ciencias de la salud y pensé que mi futuro estaba definido. Pero una vez dentro de este mundo me di cuenta que en realidad no era lo mío. Una vez que investigué un poco más sobre mis opciones, di con el diseño industrial y me llamó mucho la atención", recuerda Hernández

De hecho, la idea de estar sentado frente a una computadora no le era muy atractiva, pues lo suyo siempre ha sido involucrarse personalmente en lo que hace (meter las manos, pues), tal y como ocurre con la carpintería y la herrería. Pero con esta carrera se encontró con nuevos programas de diseño, mismos que lo sedujeron profundamente. Tal fue su romance que se especializó en diseño en 3D y foto realismo



"Una vez que terminé la carrera me tardé un poco en encontrar un trabajo estable; tuve un empleo durante mis años universitarios en el que hacía diseños para una empresa de termo formado e impresión digital, así como de inyección de plástico. Yo me encargaba de diseñar los moldes", indica. Pero hacia el final de sus estudios dejó ese empleo pues sus empleadores dejaron de compensarlo económicamente. Esto lo tomó como una oportunidad para ocupar el 100 por ciento de su tiempo para dedicarlo a terminar su carrera y así titularse sin preocupaciones. Nueve meses después de haber dejado la escuela encontró una oportunidad en la agencia Green Marketing

En esta empresa estuvo a cargo de cuentas premium de Grupo Modelo, así como los diseños para los pitch de prospectos como Monster, Garci Crespo, Axe, entre otras marcas. Después de dos años y medio, se enteró de otra oportunidad laboral, por lo que contactó a las personas adecuadas para presentar sus credenciales. 

"Fue así como conocí a Chava Patiño; me enteré por radio pasillo que LDMX buscaba a un diseñador industrial, por lo que por medio de un amigo mutuo contacté al managing partner y concerté una cita con él y sus socios. Fue así como conocí a Joaquín, Alejandra, Ana Paola... y a otro socio con quien me entrevisté. Semanas después me citaron para una segunda entrevista en donde me dijeron que les había gustado mi perfil y que si aún estaba interesado, el puesto sería mío. Debo admitir que me dio mucho saber que existe una empresa como ésta, pues no sólo la vibra es muy buena y la gente es genial, sino que su filosofía laboral y de vida empata mucho con mi estilo de vida, el cual estoy seguro que fue lo que convenció al otro socio, cuya aprobación durante la primera entrevista fue fundamental para obtener el puesto", asegura Hernández

Hablamos de Lodo García Herrera, presidente y director general asociado/ pet affairs embassador y quien dio el visto (más bien) lamida buena al ingreso de Hernández a la firma de producción debido a la otra actividad que realiza, pues de día es diseñador industrial y, también de día, es entrenador profesional de perros, certificado por la Universidad de Cambridge como etólogo en adiestramiento canino y certificado en comportamiento home alone

"Mi historia con los perritos era como la de cualquier otro, de niño tuve perritos, como muchas otras personas, sólo que por diversas cuestiones me encontré con esta maravillosa oportunidad de la mano de mi novia, Brenda. Ella adoptó a una perrita que nadie quería por que había perdido un ojo debido a un golpe y, aunque era un amor, se ponía muy nerviosa cuando salía a la calle, al grado de ponerse agresiva. Fue entonces cuando decidimos buscar ayuda profesional y encontramos un entrenamiento grupal que se ajustaba a nuestro presupuesto. Yo la acompañaba con mi querida perrita maltés, pero ya no necesitaba entrenamiento en ese entonces, ya estaba muy viejita", recuerda Adolfo

El ambiente de todos en el grupo le agradó bastante, tanto que el entrenador mismo le prestaba a su perro para que participara en las dinámicas. Era un perro grande, por lo que pensaba que sería todo un reto, pero fue más fácil de lo que se imaginó. Una vez convencido, tanto por el coach como por él mismo, tomó la decisión de buscar un perro grande y entrenarlo él mismo. Entonces, un miembro del grupo le comentó sobre la oportunidad de adoptar un boxer cuyos dueños buscaban dar en adopción. "Esta es una de mis razas favoritas, por lo que dije que sí de inmediato. Los vi en fotos y me enamoré completamente, sólo que cuando llegó el día de ir por él, su dueño desapareció y ya no dio señales de vida. Pero cuando se cierra una puerta, se abre una ventana y me ofrecieron a un cachorro que era parte de una camada de recién nacidos de la cruza entre un dogo de burdeos y un presa canario. Fue así como llegó Nico, mi bebe gigante", celebra Hernández

Con él comprobó que, en efecto, cuenta con aptitudes para este tipo de actividades de entrenamiento y adiestramiento, por lo que se hizo parte del grupo de entrenamiento durante tres años, dedicó tiempo para estudiar en forma etología y fue así como se especializó en el tema. "Nico llegó a mí con dos meses de nacido y con ocho kilos encima. Comencé a entrenarlo de una forma muy estricta, pues quería romper con los mitos de que los bandog (cruza de perros molosos) son agresivos, el cual no es el caso con mi Nicolás. Es cariñoso, tranquilo y muy obediente, tanto así que ha dado terapias a niños con síndrome de Down, retraso mental, parálisis y autismo. Pero también está entrenado como perro guardián y protección; si le doy la orden, cambia totalmente su actitud y se convierte en algo que da terror", indica. 


Entre sus planes en el corto y mediano plazo están el viajar a Europa a celebrar los diez años de relación que tiene con Brenda y continuar su crecimiento profesional con LDMX; ya en un futuro más lejano (pero no tanto), le gustaría crear una escuela para perros en un terreno lo suficientemente grande para que puedan correr, jugar y hacer todo tipo de actividades y terapias. El diseño y los perros son sus grandes pasiones, pero también disfruta de los videojuegos y ama los muscle cars. "Uno de mis grandes sueños es encontrar un Shelby Cobra del 67 todo destartalado, para restaurarlo con mis propias manos desde cero. Como dije antes, me gusta ocuparme las manos en algo. Ya diseño, ya adiestro perros, pero me hace falta llenarme las manos de grasa y aceite de transmisión. Pronto...", finaliza Adolfo

Si trabajas en lo que amas, jamás trabajarás el resto de tu vida. Adolfo Hernández tiene la fortuna de tener dos empleos que ama, que lo llenan de vida y de ánimos para hacer las cosas cada vez mejor. Bienvenido a LDMX, Adolfo. Te entrevistamos por tus diseños, pero te quedaste por tus pulgas. 

0 comentarios:

Post a Comment