Hey Mr. DJ!



Por Israel Zepeda.

Detrás de toda consola que se digne en controlar el audio en una fiesta, por lo general se encuentra una persona quien, con grandes audífonos sobre una oreja y una mano en los controles, se encarga de administrar las emociones en la pista de baile a través de los ritmos que sólo él sabe cómo hilar, uno tras otro. Y más ahora que la labor de un DJ es mucho más sencilla, gracias a la tecnología. Antes,  las tornamesas, los viniles, el CD, una mesa y mucho feeling eran las únicas herramientas para que este musical manager hiciera su magia. Obviamente, tenía que conocer a la perfección las canciones que pensaba tocar, sus beats, los géneros, sus altas y bajas con la única finalidad de que el ambiente de la noche nunca decayera. Ahora, todo es más sencillo, con pantallas que grafican cada nota, con programas que controlan el tempo y efectos pre-programados. Debido a ello, no es extraño que cualquiera se presuma como un experto en la mezcla auditiva. En LDMX conocemos a varios que son muy, muy buenos, pero cuando se trata de un evento en el cual no debe haber falla alguna, las opciones se reducen a un puñado de especialistas, quienes no sólo saben la forma, sino el fondo de su profesión. En este selecto grupo se encuentra Rodrigo Tenorio, compañero de aventuras pretéritas quien hoy se ostenta como talento exclusivo para marcas tan importantes como Ferrari



Originario de la Ciudad de México, actualmente radica en la ciudad de Querétaro, en donde concentra todos sus esfuerzos profesionales y personales. "Hace un par de años que mi esposa y yo tomamos la decisión de mudarnos acá y la verdad no me arrepiento. La calidad de vida es mucho mejor que en la ciudad; si bien mi trabajo está enfocado en la CDMX, no tengo problema alguno en ejercer desde acá y viajar de vez en cuando a la gran urbe para cumplir mis compromisos. Ya encontré balance en ese respecto", indica Tenorio

Él es conocido en el ámbito de las producciones por ser uno de los mejores y más cotizados DJ para cualquier tipo de evento, fiesta o suceso. Y es que su historia con la música viene de mucho tiempo atrás, cuando él y su padre disfrutaban de todos los éxitos de los años 70, así como la cultura de los viniles, acetatos y tornamesas. Esto lo orilló a convertirse en un Disk Jockey a la corta edad de 15 años, pues en lugar de asistir a las fiestas que se organizaban en sus años de secundaria, él era el encargado de poner el ambiente en la fiesta a través de sus propuestas auditivas. Así continuó hasta sus años en la preparatoria y, ya con más experiencia en el ramo, se comienza a hacer de su propio equipo. 

"Solía tocar con el equipo de mi papá, pero mi mamá me financió un equipo más profesional. Así me hice de una tornamesa y un CD player, con los que hice mis primeras mezclas ya en forma. Entonces, junto con un amigo, organizábamos fiestas en las que cobrábamos $40.00 la entrada, más que nada para la botana y la bebida. Más que por el dinero, lo hacíamos para foguearnos en este ámbito, yo en la parte musical y mi amigo como publirrelacionista. Así comenzamos los dos con las carreras que, en mi caso, ha definido mi vida", señala. 

Ya en sus años de preparatoria se pudo hacer de un equipo mucho más profesional, con el que ya se sentía un DJ con todas las de la ley. Esto le da la oportunidad de ingresar a Music Systems mientras terminaba la escuela. Pero con una tocada todos los fines de semana, sin excepción, comenzó a hacer muy buen dinero, pero a descuidar sus estudios. 

"Cuando termino la prepa (de milagro, la verdad), me tomé cuatro años sabáticos antes de continuar la universidad. Continúo en Music Systems hasta que me hacen encargado de producción a mis 19 años. Entonces durante un año entero me dediqué a producir y organizar todo tipo de eventos sociales para la empresa. Después de laborar ahí un año más, continúo como DJ para toda clase de eventos, así estuve hasta los 24 años, cuando tuve la oportunidad de conseguir una beca para entrar a la Anahuac del Sur, en donde estudié la carrera de comunicación", menciona Rodrigo

En esa carrera encontró temas muy interesantes para su labor de DJ y productor, sobre todo con las clases de video, audio e iluminación, así como todo lo relacionado con la edición de audio y video. Así, en tres años, terminó la universidad, con lo cual se le abrió una nueva oportunidad laboral y así, obtener un ingreso más. 

Así fue como se colocó en la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), en el área de dictaminación de proyectos. Su labor principal era la de conformar comisiones técnicas que analizaban la viabilidad de los proyectos sustentables. Esta labor la realizaba a la par de sus actividades como Disck Jockey los fines de semana. 

"Tras cuatro años en la SEDESOL me aburrí. Concursé por una plaza en la COFEPRIS, como gerente de monitoreo de medios, pero por conflictos totalmente ajenos a mi y aunque yo gané la plaza, no me dieron el puesto. Esto me llevó a tener una crisis existencial y renuncio a Gobierno para enfocarme 100 por ciento en mis actividades como DJ en Audio Jam, durante el 2012. Ellos habían sido mis clientes 10 años atrás, por lo que ya nos conocíamos. Me ofrecieron el puesto de ejecutivo de ventas y DJ. Mis jefes eran Pepe Valencia y Felipe Kobeh", recuerda. 

En esta etapa es cuando se involucra de lleno en la producción de eventos, pues más que ejecutivo, era el encargado de los mismos. Trabajó con varios clientes, entre los que destaca a ifahto, en donde colaboró con diversos productores, como Chava Patiño, Ricardo Mares, Judith Mejía, Mayra Calderón, entre otros. Así se desarrolló en esta industria durante dos años. 

Llegado el 2013, decidió independizarse. Ya había adquirido equipo para producir eventos corporativos, por lo que ese mismo año abre su propia agencia de producción, llamada RT Producciones. De esta forma comenzó a laborar ya como productor de eventos para diversas entidades, como la agencia Mostacho, Backyard Group, agencias BTL y todos aquellos que realicen eventos corporativos y si están enfocados a la tecnología, mejor. 

Es durante ese mismo año que decide mudarse a la ciudad de Querétaro, desde donde opera todo su negocio. Si bien sus oficinas se encuentran allá, su bodega y personal se encuentran en la Ciudad de México, pues todo su negocio de producción y la mayoría de sus clientes se encuentran en la capital. "Mi trabajo ya es más de escritorio, pero aún me encanta mezclar para eventos. Claro, no lo hago para cualquier marca. Me comprometo cuando se trata de personas muy cercanas o que quiero mucho. O en su defecto si es que son eventos muy, muy importantes. La verdad es que ser DJ es un trabajo muy desgastante, pues siempre tienes que tener buena cara, aguantar situaciones bochornosas... eres el responsable de mantener la fiesta siempre arriba, no importa si estás desvelado, triste, con dolor de cabeza, tu tienes que rifarte y entretener a 30, 40, 100, 200 personas. Todos los problemas o preocupaciones que traes contigo los debes dejar en casa y reventar a la gente en la fiesta, pues somos una especie de psicólogos musicales. Generamos emociones a través de la administración de la música. Si abres pista y no sabes cómo dosificarla, en dos horas ya quemaste tu mejor repertorio y eso cansa a la gente. Debes saber cuidar el beat, por que si la gente deja vacía la pista de baile, ya valió. Debes jugar con muchas variables y esto agota la mente, sobre todo si son tocadas de 10 o 12 horas, además de los ensayos, traslados, etc... No es fácil, mi amigo", confiesa Tenorio

Para su buena fortuna, ahora se puede dar el lujo de elegir a qué eventos quiere prestar servicio como DJ; o, en su defecto, envía a alguien de su equipo, pues ya cuenta con un pull de talento que también sabe maniobrar las consolas y tornamesas. 

Pero además de su productora, Rodrigo recientemente incursionó en el mundo de la publicidad, a través de un par de socios que lo invitaron a participar en un proyecto muy interesante. Él, junto con su hermana Marie, Juan Onofre, Alfredo Rangel, Vanessa Garza y Fernando Castro, comercializan los espacios publicitarios del Qrobús, el equivalente al Metro Bús de la CDMX.

"Ya vamos para un año con este negocio y vamos bien. La verdad es que la curva de aprendizaje y el arranque del mismo fue un poco complicado. Fue año electoral y como empresa nueva comenzamos de cero a buscar clientes. Afortunadamente encontramos personas valiosísimas quienes confían en nosotros y en nuestro medio. Ahora te puedo contar que contamos con clientes tan importantes como McDonald's, Alpura, Femsa, Amazon, Telmex y Grupo Modelo, entre otras más", señala. 

Finalmente, se dice contento con las decisiones que ha tomado y con el lugar en el que se encuentra ahora, se la pasa bien en Querétaro en compañía de su esposa, tiene tiempo para él y trabaja sin presiones, sin tener que pasar horas en el tráfico para llegar a una oficina. Tiene su productora de eventos y, ahora, su nuevo emprendimiento dentro del ámbito publicitario, además de sus gigs como uno de los mejores DJ para eventos en México. Sólo resta citarlo con la última frase que nos comparte hacia el final de la entrevista: "A seguirle dando".

0 comentarios:

Post a Comment